POETAS ITALIANOS


POETAS DE ITALIA

CESARE PAVESE - RODOLFO VALENTINO - ANTONIO PORCHIA - GUIDO  CERONETTI - GIANFRANCO PAGLIARO - GIUSEPPE UNGARETTI - ANTONIO PORTA - PIETRO ARETINO - LUIGI TENCO

PIER PAOLO PASOLINI






































Bolonia-Italia,1922-Roma, 1975



ANÁLISIS TARDÍO

(Fin de los años sesenta)

Sé bien, sé bien que estoy en el fondo de la fosa;
que todo aquello que toco ya lo he tocado;
que soy prisionero de un interés indecente;
que cada convalecencia es una recaída;
que las aguas están estancadas y todo tiene sabor a viejo;
que también el humorismo forma parte del bloque inamovible;
que no hago otra cosa que reducir lo nuevo a lo antiguo;
que no intento todavía reconocer quién soy;
que he perdido hasta la antigua paciencia de orfebre;
que la vejez hace resaltar por impaciencia sólo las miserias;
que no saldré nunca de aquí por más que sonría;
que doy vueltas de un lado a otro por la tierra como una bestia enjaulada;
que de tantas cuerdas que tengo he terminado por tirar de una sola;
que me gusta embarrarme porque el barro es materia pobre y por lo tanto pura;
que adoro la luz sólo si no ofrece esperanza.

Versión de Hugo Beccacece


MUERTE

Vuelvo a ti, como vuelve
un emigrado a su país y lo redescubre:
he hecho fortuna (en el intelecto)
y soy feliz, tanto
como hace tiempo lo era, destituido por norma.
Una rabia negra de poesía en el pecho.
Una loca vejez de jovencito.
Antes tu alegría se confundía
con el terror, es verdad, y ahora
casi con otra alegría
lívida, árida: mi pasión decepcionada.
Ahora me das miedo de verdad,
porque estás de verdad cerca, incluida
en mi estado de rabia, de oscura
hambre, de ansia casi de criatura nueva.

De "La religione del mio tempo" 1961
Versión de Delfina Muschietti

GIACOMO SCOTTI

Saviano (Nápoles) Italia, 1928

EL DÍA DE HIROSHIMA
 


Aquel día en que los árboles desaparecieron
en una llamarada
y del hombre sólo quedó la sombra
estampada sobre el empedrado de Hiroshima,
aquel día está al acecho en nuestra
indiferencia.
Pero escrito a fuego en el pasado, es un día
que no tendrá futuro si en los ojos
llevamos aquella sombra y aquella llamarada.

(6 de agosto de 1944)

IL GIORNO DI HIROSCIMA

Quel giorno in cui gli alberi sparirono
in una vampa
e dell'uomo restò soltanto l'ombra
stampata sul selciato di Hiroshima,
quel giorno sta in agguato nella nostra
indifferenza.
Ma scritto a fuoco nel passato, è un giorno
che non avrà un futuro se negli occhi
porteremo quell'ombra e quella vampa.

(6 agosto 1944)
http://viasole.blogspot.com/search/label/SCOTTI%20Giacomo


SIBILLA ALERAMO


Alessandria (Piamonte) 1876 - Roma-Italia, 1960.

GRAVE, PERO COMO UNA ARDIENTE MÚSICA
 


Grave, pero como una ardiente música,
este latir fuerte de tu vida,
y ver reflejada en tu mirada
el alma que ya tuve en mi juventud,

este sentirte himno y ala y luz
en el mundo que divino quieres recrear,
grave a mi corazón
este revivir en ti mi antigua fábula,
pero como una ardiente música.


GRAVE MA COME UN'ARDENTE MUSICA

Grave, ma come un'ardente musica,
questo pulsare forte di tua vita,
e vedere specchiata nel tuo sguardo
l'anima ch'io già m'ebbi in giovinezza,

questo sentirti inno e ala e luce
nel mondo che divino vuoi ricreare,
grave al mio cuore
questo rivivere in te la mia fiera favola,
ma come un'ardente musica.

http://viasole.blogspot.com/2011/12/sibilla-aleramo.html


GERARDO VACANA


Gallinaro (Frosinone, Lacio) Italia, 1929

LA DISTRACCIÓN, EL OLVIDO

Para el hombre más que el sueño
es salud
la distracción, el olvido,
la mente que se desvía
tras ideas mudables
lábiles inocentes.


IL DISTRARSI, L'OBLIO 


All'uomo più del sonno
è salute
il distrarsi, l'oblio,
la mente che si svia
dietro idee mutevoli
labili innocenti.

http://viasole.blogspot.com/2011/12/gerardo-vacana.html

NICOLA NAPOLITANO


Casale di Carinola (Caserta), 1914- Formia-Italia, 2003

MAÑANA 
 


Será un día como los demás,
pero ya no será hoy.
Jubiloso y anhelante
este perenne encontrarse
y decirse adiós.
Nos hallaremos
en el temblor del viento,
en el pétalo de una flor,
en la inquietud eterna
del mar;
pero bajo otras formas,
con otros sentidos:
y ya no será hoy.

DOMANI

Sarà un giorno come gli altri,
ma non sarà più oggi.
Giocondo e spasimante
questo perenne incontrarsi
e dirsi addio.
Ci ritroveremo
nel fremito del vento,
nel petalo di un fiore,
nell'inquietudine eterna
del mare;
ma in altre forme,
con altri sensi:
e non sarà più oggi.

http://viasole.blogspot.com/2011/12/nicola-napolitano.html


CARLO GIUSEPPE LAPUSATA



Erice (Sicilia) 1921-Pisa-Italia, 2004

EL ALBA ES SIEMPRE UN OCASO
 


El firme azul
del mediodía creciente
nos lame las caderas y el alma:
nos hemos amado
en un lecho de fresas
tu cuerpo un perfume
fuerte de almizcle.
Y luego, luego la vida
ha firmado con su pluma verdadera
la libreta del tiempo,
de lo cotidiano laborioso y vano:
un robot en la cocina
un robot en la oficina
entre cristales deslumbrantes
y libros abiertos, todos alineados.
Hemos sido engañados
por esta rara pausa
nos hemos equivocado
sobre la esencia del mundo.

El hastío terrestre es historia
y el amor un segundo
fuera del reloj:
en el agujero negro de la existencia
el alba es siempre un ocaso.

L’ALBA È SEMPRE UN TRAMONTO

La fissa azzurrità
del meriggio crescente
ci lambe i fianchi e l’anima:
ci siamo amati
in un letto de fragole
il tuo corpo un profumo
forte di muschio.
E poi, poi la vita
ha segnato con la sua penna vera
il taccuino del tempo,
del quotidiano laborioso e vano:
un robot in cucina
un robot in ufficio
tra cristalli abbaglianti
e libri aperti, tutti allineati.
Siamo stati ingannati
da questa pausa rara
abbiamo equivocato
sull’essenza del mondo.

La noia terrestre è storia
e l’amore un secondo
fuori dell’orologio:
nel buco nero dell’esistenza
l’alba è sempre un tramonto.

Y VIAJA SOLITARIO

Un resplandor
la tarde tibia de afanes
muestra lejano.

El corazón náufrago
se refleja en la pizarra cenicienta
y viaja solitario
con su viático amargo
hacia la noche sin luna.

E VIAGGIA SOLITARIO

Un luccichio
la sera tiepida d’affanni
mostra lontano.

Il cuore naufrago
si specchia nell’ardesia cenere
e viaggia solitario
col suo viatico amaro
verso la notte illune.

26 DE DICIEMBRE

a Ebe

Gritan tus labios de uva
el amor de la vida
y nuestros silencios enamorados
roban llamas a la noche.

26 DICEMBRE

a Ebe

Gridano le tue labbra d’uva
l’amore della vita
e i nostri silenzi innamorati
ruban fiamme alla notte.

ES TERNURA EL ROSTRO DE LA NUEVA ESTACIÓN

Quizá sean milagros tus castos
ojos en la siega de mis días.
En el silencio de las horas eres mi compañera
y amiga hacia el misterio
que me abre el cerco de la vida.
Es ternura el rostro de la nueva estación.

È TENEREZZA IL VOLTO DELLA NUOVA STAGIONE

Forse sono miracoli i tuoi occhi
casti alla mietitura dei miei giorni.
Nel silenzio dell’ore mi sei compagna
e amica verso il mistero
che mi dischiude il cerchio della vita.
È tenerezza il volto della nuova stagione.

TRADUCIDO por CARLOS VITALE
MÁS POETAS DE ITALIA
http://viasole.blogspot.com/
http://fernando-sabido-sanchez.blogspot.com/search/label/ITALIA?updated-max=2012-02-09T15%3A15%3A00%2B01%3A00&max-results=20&start=128&by-date=false


GIOVANNI PAPINI


Florencia-Italia, 1881-1956


HAY UN CANTO EN MÍ
(«C'è un canto dentro di me»)
[traducción de Ricardo R. Laudato, 2003]


Hay un canto en mí que mi boca jamás pronunciará - que no escribirá mi mano en ningún trozo de papel.
Hay un canto en mí que debo escuchar yo solo, que debo padecer y soportar solamente yo.
Hay un canto preso en mis venas como los celestiales adagios del argentado órgano - hay un canto que como la raíz del gladiolo no florecerá bajo el alud.
Hay un canto en mí que estará siempre en mí.
Si este canto saliera de mi corazón, quebraría mi corazón.
Si este canto escribiera mi mano, ninguna otra palabra escribiría mi mano.
Este canto no se dirá sino en la última hora de mi vida; este canto será el inicio de una feliz agonía.
Hay un canto en mí que no puede salir de mí porque no se han creado aún las palabras necesarias.
Un canto sin medida y sin tiempo; sin ritmo y sin leyes.
Un canto sin ningún sosiego y que astillaría cualquier lenguaje.
Un canto inatendible sin que el alma se intimide por la sorpresa y se coloree de otro sol.
Un canto más respirado que dicho, más presentido que expresado: son de luces, rayo de acordes.
Un canto sin ansias de música porque sería más melodioso que cualquier otro instrumento conocido.

En mi corazón inmenso, que por días abarca el universo, a este canto, le cuesta quedarse adentro. En los minutos más angustiantes de la vida, este canto querría derramarse de mi corazón demasiado estrecho como el llanto de los ojos de quien se llora a sí mismo. Pero lo rechazo y lo engullo, pues junto a él también la sangre de mi corazón se derramaría con la misma furia voluptuosa. Lo encierro en mí mismo porque no quiero morir aún.

Soy una víctima dulce de este canto divino y homicida. Debo cerrar el corazón como la puerta de una cárcel y sofocar sus latidos sobrehumanos como si fueran remordimientos. Y ser, con toda mi ternura, el hombre feroz al que no se acercan los débiles.

Porque mi canto sería un aterrador canto de amor, y ese amor abrasaría todo lo que toca.
El amor que solo cobija es apenas tibio, pero el verdadero amor en el mismo soplo besa y destruye.
Este amor resplandecería tanto de candente avidez que ese día la tierra iluminaría al sol y la medianoche sería más ardiente que el mediodía más ardiente.
Pero yo no cantaré jamás este canto terrible que me consume sin que nadie tenga compasión de mi tormento.
Yo no cantaré jamás este canto maravilloso del que mi temor reniega y que espanta mi debilidad.
No cantaré este canto porque nadie podría sustentar la infinita, la desgarrante, la dolorosa dulzura.


(de Opere di Giovanni Papini. Volumen decimoséptimo que incluye: Poesia in prosa. Cento pagine di Poesia - Giorni di Festa. Nueva edición aumentada. Vallecchi, Firenze, pp. 273-276. Originariamente en Cento Pagine di Poesia, 1915, con alguna ligera modificación).