JOSÉ DE MATURANA

Buenos Aires, 1884-Córdoba-Argentina, 1917

LAS CASTILLAS
 


Son hermanas de amor, van de la mano
por la estepa del fondo levantino,
llevando en polvoriento pergamino
las memorias del mundo castellano.

Son dos hidalgas de un orgullo anciano
que, en los inermes yunques del destino,
firmes, batieron con afán contino
la vieja cruz del abolengo hispano.

¿Viven de ensueños? ¿Cantan añoranzas?
¿No hay un verde racimo de esperanzas
que allá en sus viñas desoladas brote?...

¡Tal vez la voz del porvenir les grite,
cuando en bien de otros fueros resucite
con otra adarga olímpica el Quijote!

No hay comentarios:

Publicar un comentario