ANA EMILIA LAHITTE


La Plata-Argentina, 1921

ALGUNAS MANERAS DE ENSAYAR EL ADIÓS

1
Cada latido,
pendular, descalzo, regresa al universo.
2
Somos lo que no vemos.
Somos lo que ignoramos. La sombra es la única constancia
del aún estar después de haber huído.
4
Amo
el temblor radiante de mi propia intemperie.
5
La desnudez
fue siempre mi guarida secreta.
6
Costó tanto
inventarse, cavarse, mutilarse,
antes de regresar al fondo del espejo.
10
Lo importante es la sed.
Ser un mismo desierto.
13
Fascina
Este límite
Donde el haber vivido se desprende
como la piel de una serpiente.
18
Sí,
las heridas son el mejor manuscrito.
32
Envejecer es esto,
recordar vagamente la piel de los amantes.
37
Sólo creo
en los ángeles heridos,
en su examen de luz en los infiernos.
38
La duda es un extraño paraíso
donde Dios puede al fin dejar de ser eterno.
42
Amo secretamente el casos que me ama.
44
Es difícil morir.
Más difícil aún saber si estamos vivos.

AMANTES CLANDESTINOS

Uno
va internándose
en la fatiga horizontal que llega
a seducir los huesos
y el silencio
como si fuesen huéspedes fugaces
o amantes clandestinos.
Y un día
nos sorprende descubrirnos
dueños de una morada
abierta a la intemperie de toda soledad.
Vamos tendiéndonos
junto a nuestra sombra arropándonos con ella.
Hay un cambio de piel
que nos desnuda.
Y la fatiga invade.
Murmura otros idiomas
que no son extranjeros pero emplean
sin voz
otras palabras.
Para no herirnos.
Para no decirnos que hemos comenzado
a habitar el adiós


Ana Emilia Lahitte es una escritora argentina, nacida el 19 de diciembre de 1921 en la ciudad de La Plata. Sus obras son de diversos géneros, abarcando principalmente poesía, además de narrativateatroensayo y periodismo


Sus obras han sido además incluidas en varias antologías, y traducidas al inglés, francés, alemán, italiano, portugués y catalán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada