JEAN-CLAUDE PIROTTE


Namur, Bélgica, 1939 


desde siempre hubo niños
en aquel escondite de viento triste
a la sombra de una ladera desnuda
coronada por un muro oblicuo y viejo

quedaba el tope de una antigua línea férrea
en donde varada la locomotora imaginaria
de la infancia un viento pensativo y lento
daba vueltas en torno a sus fantasmas

al deseo de averiguar hoy a mi regreso
si persiste la misma pesadumbre
leve y tierna de tomar asiento
al pie del talud cuando cae la tarde

sólo me sorprende la danza de una niña
en parte alguna esperada y tan sola
que nadie sabe cómo se llama
ni qué dios le otorgó el don de sus alas

(Poema extraído del libro La Boîte à musique,
La Table Ronde, 2004)
 


las imágenes de la infancia
han cruzado los campos
el viento las persigue y la lluvia
viene a empañar los colores
a veces un ala de luz
las roza y devuelve la vida
a algún detalle ignorado
en un lejano silencio

al instante los pájaros levantan el vuelo
de la memoria y el olvido
hacia las sombras y los espejismos
que el soplo de la noche borra

del libro La Boîte à musique, La Table Ronde, 2004)

No hay comentarios:

Publicar un comentario