NATALIA PALACIOS

La Paz-Bolivia, 1837-1918

LA ROSA


Bella flor alejandrina y
peregrina, que al aura
blanca remece, y en tu
cáliz aparece una gota
cristalina.

Es tu aroma delicado y
perfumado, el suave ambiente
que exhalas, pura ostentando
tus galas, descollando en verde
prado.

Su ambrosía en el calor
el picaflor y la mariposa
beben; sus áurea alas
embeben de tu arbusto
alrededor.

Sonrosado tu capullo, al
dulce arrullo del agua se
abre y florece ; él tus hojas
reverdece y te aduerme su
murmullo.

La madreselva aromada
vive enlazada hacia tu
tallo, se aprieta.

También modesta violeta
tu pie besa enamorada.

Tímido el junco te
nombra; su fresco sombra
te da el pino majestuoso, y
el musgo fino y vistoso te
sirve de rica alfombra.

Qué feliz, sin pena, vives;
grata recibes la brisa de la
mañana; siempre gentil y
lozana nunca el dolor
apercibes.

Jamás de invierno inhumano
el soplo vano te marchite ni
deshoje, ni tu belleza
despoje, oh, rosal, con dura
mano.

PRIMAVERA

Cubierta con el velo de la aurora
y entre nubes de nácar esplendente;
coronada de rosas su alba frente
ya desciende la reina de la flora.

Viste los campos y la flor colora;
púdico aliento, perfumado ambiente
juega en el prado, y doquier se siente
su majestad risueña, encantadora.

El tiempo su carrera no detiene;
no trinan ya en la selva ruiseñores,
que en pos de fresca primavera viene.

Calor que agosta las lozanas flores:
así la dicha al hombre placentera
la abandona cual flor de primavera.

http://fernando-sabido-sanchez.blogspot.com/search/label/BOLIVIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada