LUIS ARANHA

São Paulo-Brasil, 1901 - Río de Janeiro, 1987


POEMA PITÁGORAS

Después de un cuadro
Una escultura
Después de una escultura
Un cuadro
Antianatómico
Trazo de vida en una tela muerta
Extravagante
¡Quisiera ser pintor!
Tengo en mi gaveta esbozos de navíos
Sólo conseguí marinas
Somos los primitivos de una era nueva
Egipto arte sintético
Movimiento
Exageración de líneas
Bajorrelieves de Tebas y de Menfis

Ir a Egipto
Como Pitágoras
Filósofo y geómetra
Astrónomo
Tal vez encontrase el teorema de las hipotenusas y
la tabla de multiplicar
No recuerdo más
Necesito ir a la escuela
El cielo es un enorme cuadro-negro
Para niños y para poetas
Circunferencia
El círculo de la luna
De Venus trazo junto a ella una tangente luminosa
que tocará algún planeta ignorado
Una línea recta
Después una perpendicular
Y otra recta
Una secante
Un sector
Un segmento
Como la Tierra que es redonda y la luna circunferencia
ha de haber planetas poliedros planetas cónicos
planetas ovoides

Corriendo en paralelas no se encuentran nunca
Trapecios de fuego
Astros describen en el cielo círculos elipses y parábolas
Los redondos se encuentran unos con otros y giran como
ruedas dentadas de máquinas
Soy el centro
Alrededor de mí giran estrellas y rotan los celestes
Todos los mundos son balones de caucho coloridos
que tengo aprisionados con cordeles en mis manos
Tengo en mis manos el sistema planetario
Y como las estrellas fugaces mudo de lugar frecuentemente
La luna por aureola
Estoy crucificado en el Crucero
En el corazón
El amor universal
Glóbulos de fuego
Hay astros tetraedros hexaedros octaedros dodecaedros e icosaedros
Algunos globos de vidrio fosco con luces dentro
Hay también cilindros
Los cónicos unen las puntas girando alrededor del eje
común en sentido contrario

Los cuerpos celestes son inmensos cristales de roca
coloridos girando en todos los sentidos
La cabellera de Berenice no es una cabellera
El centauro no es centauro ni el Cangrejo
cangrejo
Música colorida resonando en mis oídos de poeta
Orquesta fantástica
Timbales
Los címbalos de la luna
¡Repican las castañuelas de las estrellas!
Ellas giran siempre
Furiosamente
No hay estrellas fijas
Los husos hilan
La bóveda celeste es el almacén de zinc de una fábrica inmensa
Y la lana de las nubes pasa en el engranaje
Trepidaciones
Mi cerebro y corazón pilas eléctricas
Arcos voltaicos
Estallidos
Combinaciones de ideas y reacciones de sentimientos
El cielo es una vasta sala de química con artificios crisoles tubos probetas
y todos los
Vasos necesarios
Quién me evitaría creer que los astros son globos de vidrios
Llenos de gases leves que huyeron por las ventanas de los laboratorios
Todos los químicos son idiotas
No descubrieron ni el elixir de la vida eterna ni la piedra filosofal
Solo los pirotécnicos son inteligentes
Son más inteligentes que los poetas pues llenaron el cielo de planetas
nuevos
Multicolores
Los astros revientan como granadas
Los núcleos caen
Otros suben de la tierra y tienen una vida efímera
Asteroides asteriscos,
Cohetes de lágrimas
Cometas se deshacen
Fin de la existencia
Otros encuentran como demonios de la edad media y hechicerías de Sabbath
Luces de antimonio luces de Bengala
Yo también me desharé en lágrimas coloridas en mi día final
Mi corazón vagará por el cielo estrella fugaz o bólido
Estrella inteligente estrella averroísta
Vertiginosamente
Envolviéndolo en la hilera de la Vía Láctea
Lancé el trompo de la Tierra
Y resuena
El movimiento perpetuo
Veo todo
Fajas de colores
Mares
Montañas
Bosques
En una velocidad prodigiosa
Todos los colores sobrepuestos
Estoy solo
Tiritante
De pie sobre la corteza resfriada
No hay más vegetación
Ni animales
Como los antiguos creo que la Tierra es el centro
La Tierra es una gran esponja que se embebe de las tristezas
del universo
Mi corazón es una esponja que absorbe toda la tristeza de la Tierra
¡Burbujas de jabón!
Los telescopios apuntan al cielo
Cañones gigantes
De cerca
Veo la luna
Accidentes de la corteza resfriada
El anillo de Anaxágoras
El anillo de Pitágoras
Volcanes extintos
Cerca de ella
Una pirámide fosforescente
Pirámide de Egipto que subió al cielo
Hoy está incluida en el sistema planetario
Luminosa

Con la ruta determinada por todos los observatorios
Subió cuando la biblioteca de Alejandría era una
hoguera iluminando el mundo
Los cráneos antiguos estallan en los pergaminos que se queman

Pitágoras la vio aún en tierra
Viajó en Egipto
Vio el río Nilo los cocodrilos los papiros y las embarcaciones de sándalo
Vio la esfinge los obeliscos la sala de Karnak y al buey Apis
Vio la luna dentro del tanque donde estaba el rey Amenemat
Pero no vio la biblioteca de Alejandría ni las galeras de Cleopatra
ni la dominación de los ingleses
Maspero encuentra momias
Y yo no veo más nada
Las nubes borraron mi geometría celeste
En el cuadro negro
No veo más su ni mi pirotécnica planetaria
Un gran párpado azul tiembla en el cielo y guiña
Corisco arisco risca en el cielo
el barómetro anuncia lluvia
Todos los observatorios se comunican por la telegrafía sin hilo
No pienso más porque la oscuridad de la noche tempestuosa
penetra en mí
No puedo matematizar el universo como los pitagóricos
Estoy solo
Tengo frío
¡No puedo escribir los versos áureos de Pitágoras!...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada