JOÂO CABRAL DE MELO NETO

¿Cómo un ser vivo puede brotar de un suelo mineral?
Joao Cabral de Melo Neto
Recife- Pernambuco-Brasil, 1920 - Río de Janeiro, 1999

LA EDUCACIÓN POR LA PIEDRA


Una educación por la piedra: por lecciones;
para aprender de la piedra, frecuéntala:
captar su voz sin énfasis, impersonal
(por la de dicción ella inicia la clase).
La lección de moral, su resistencia fría
a lo que fluye y al fluir, a ser moldeada;
la de poética, su carnadura concreta;
la de economía, su condensación compacta;
lecciones de la piedra (de afuera para adentro,
cartilla muda), para quien la deletrea.

Otra educación por la piedra: en el Sertón
(de adentro para afuera, y predidáctica).
En el Sertón la piedra no sabe dar lecciones,
y si las diese, no enseñaría nada;
allá no se aprende la piedra: allá la piedra,
una piedra de nacimiento, entraña el alma.

LA LECCIÓN DE POESÍA

1. Toda la mañana consumida
como un sol inmóvil
delante de la hoja en blanco:
principio del mundo, luna nueva.

Ya no podías dibujar
ni siquiera una línea;
un nombre, ni siquiera una flor
desabrochaba en el verano de la mesa:

ni en el mediodía iluminado
cada día comprado,
de papel, que puede aceptar,
con todo, cualquier mundo.

2. La noche entera el poeta
en su mesa, intentando
salvar de la muerte los monstruos
germinados en su tintero.

Monstruos, bichos, fantasmas
de palabras, circulando,
orinando sobre el papel,
ensuciándolo con su carbón.

Carbón de lápiz, carbón
de la idea fija, carbón
de la emoción extinta, carbón
consumiendo en los sueños.

3. La lucha blanca sobre el papel
que el poeta evita,
lucha blanca donde corre la sangre
de sus venas de agua salada.

La física del miedo percibida
entre los gestos diarios;
miedo de las cosas jamás posadas
pero inmóviles – naturalezas vivas.

Y las veinte palabras recogidas
en las aguas saladas del poeta
y de que se servirá el poeta
en su máquina útil.

Veinte palabras siempre las mismas
de las que conoce el funcionamiento,
la evaporación, la densidad
menor que la del aire.

EL FANÁTICO DEL AMÉRICA F.C.

Lo insólito de vencer
no cría el callo de la victoria;
no da a la victoria el hilo ciego
ni le cansa los resortes nerviosos.
Guárdalo sin pena: cosa fresca,
piel sensible, núbil, nueva,
ácida a la lengua cual anacardo,
salto del sol en el andén de la Aurora.

PERNAMBUCO EN EL MAPA
Sólo va en la horizontal
en los mapas en que lo mutilaran;
en todo es vertical:
de los suelos de la Mata

Hasta el cactus
que da la banana vitalicia
a todos que del Sur
contempla desde lo alto del poder.

Aquella horizontal
es engañosa, está sólo en los mapas:
no dice de su historia
y mucho menos de su casta.

EL NÚMERO CUATRO

El número cuatro hecho cosa
o la cosa por el cuatro cuadrada,
sea espacio, cuadrúpedo, mesa,
está racional en sus patas;
está plantada , al margen y encima
de todo el que intenta conmoverla,
inmóvil al viento, terremotos,
en el mar marea o en el mar resaca.
Sólo el tiempo que ama lo impar inestable
puede contra esa cosa al pasarla:
mas la rueda, criatura del tiempo,
es una cosa en cuatro, desgastada.

http://salmoscompulsivos.blogspot.com/2007/08/poemas-de-joo-cabral-de-melo-neto.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario