JOSÉ UMAÑA BERNAL


Tunja-Colombia, 1899; Bogotá, 1982

AHORA
 


Ahora, cuando el día se viste de ceniza, 
cuando el otoño logra ya su fruto perfecto 
cuando se muere el rojo estío de las rosas, 
cuando os crisantemos inauguran su reino.

Ahora, cuando el vino madura entre las sombras 
y las manzanas logran su plenitud exacta, 
cuando la niebla tiende su manto de violetas
y el ruiseñor de octubre se despierta en el alba.

Ahora, cuando la tarde se queda en los cristales 
temblando, como una mariposa perdida, 
ahora, en e esta luz que se filtra en el aire, 
y esta niebla sin luz, dulcísima y sombría.

Ahora es el momento para que el huésped llegue 
y que el viento suene la llamada del ángel, 
ahora es el instante de inclinar la cabeza 
y decir las palabras que no ha de escuchar nadie.

LA ROSA

Esta rosa en el cielo, inmóvil, pura;
y este aire, que la cerca, y la convida:
y ella, en su propio sueño suspendida,
serena, en su voluble arquitectura.

Es casi de cristal, en la segura
presencia de su línea estremecida:
tan perfecta, en el tono, y la medida,
exactos, de su tedio y su hermosura.

El aire pasa, y ella, sola, queda,
embriagada en su tácito perfume,
oculta entre su tálamo de seda.

Y en la alta noche su virtud resume
trémula gota que, en la sombra rueda,
y en estéril silencio se consume!


No hay comentarios:

Publicar un comentario