IVAN WERNISCH


Checoslovaquia, 1942

PENA
 


Recogía la hierba acuática
de azud a azud
espantaba a los ratones ahogados.
Y los cordoncitos verdes, los que sacaba,
no eran hilos de las marionetas caminando por el fondo,
raíces parecidas a unas arañitas tenían en sus puntas.

ALDABA EN ESA PUERTA

Con la aldaba a la puerta negra
llamo, llamo, golpeo
con la aldaba en esa puerta,
tengo una coronilla mojada, verde
y llevo a un carnero,
en el espetón lo asaremos,
tengo una cabeza, cortada con cuchillo
una semana la llevo en la silla jineta
una semana cruzaba el monte.
De los matorrales saltó un lobo
y se llevó al cordero chivo
a quién voy a degollar yo,
la sangre, la captaré dentro de una fuente
tu sangre, la que solo conozco como un pájaro columbino,
no se caerá en el suelo,
de los cabellos una cuerda te trenzaré,
trenzaré una cuerda de tus cabellos,
y me envolveré la mano,
con la aldaba llamo, golpeo,
con la aldaba en esa puerta,
con la coronilla verde golpeo.

De Zimohrádek (1965)
http://www.espacioluke.com/2012/Octubre2012/matuska.html


No hay comentarios:

Publicar un comentario