PO CHU-I


China, 772-846 D.De C.

DESPIDIENDO A HSIA CHAN EN EL RÍO

Porque usted es viejo y parte, he mojado mi pañuelo,
usted que no tiene hogar a los setenta, pertenece al descampado. 
Ansiosamente miro el viento que se levanta cuando el barco parte navegando,
un hombre de cabeza blanca entre olas de cabezas blancas.

EL CORAZÓN EN OTOÑO
Pocos visitantes traspasan esta puerta, 
muchos pinos y bambúes crecen frente a los escalones.
El aire de otoño no entra por la pared del Este, 
el viento fresco sopla en el jardín del Oeste. 
Tengo un arpa, soy muy perezoso para tocarla, 
tengo libros, no tengo tiempo para leer.
Todo el día en esta tierra de una pulgada cuadrada (el corazón),
sólo hay tranquilidad y no hay deseos.
¿Por qué debería hacer más grande esta casa? 
No es útil decir mucho.
Una habitación de diez pies cuadrados es bastante para el cuerpo,
un Peck de arroz es suficiente para el estómago. 
Además, sin capacidad para manejar los negocios,
recibo ociosamente el salario del emperador. 
Ni planto un solo árbol de morera,
ni cultivo una sola hilera de arroz.
Sin embargo me alimento bien todo el día, 
y estoy bien vestido todo el año.
Con una conciencia tal, y conociendo mi vergüenza,
¿por qué debería estar descontento?

MIRANDO EN EL LAGO

Miro y miro mi sombra en el lago,
no veo un rostro blanco, sólo cabello blanco. 
He perdido mi juventud, y nunca la encontraré otra vez,
¡inútil agitar las aguas del lago!

POEMA FRENTE AL VINO

¿Por qué pelear arriba de los cuernos de un caracol?
Este cuerpo dura lo que una chispa al chocar dos piedras.
Debe continuar la alegría sin que importen riqueza o pobreza,
es tonta la gente que no abre su boca para reír.

UNA SUGERENCIA A MI AMIGO LIU
Hay un brillo verde en una botella antigua, 
hay un agitarse rojo en la estufa tranquila. 
Hay un sentimiento de frío en la nieve afuera, 
¿qué tal un poco de vino adentro?

No hay comentarios:

Publicar un comentario