MENG HAO-REN


China, 689-740D. De C.

MAÑANA DE PRIMAVERA


Durmiendo en primavera no se advierte la aurora.
En el lugar dulce se oyen cantos de pájaros. 
Llega la noche, hay sonidos de viento y lluvia. 
Cayeron flores, quién sabe cuántas.

PERNOCTANDO EN EL RÍO CH’IENTE

Se mece el barco, anclado en la isla neblinosa, 
el Sol se pone, la preocupación del viajero surge.
En la vasta llanura, el cielo baja hasta los árboles,
en el río puro, la Luna se acerca al hombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario