LI QINGZHAO


Shandong-China, 1083-c. 1151

INMORTAL FRENTE EL RIO
(Lin Jiang Xian)

patio profundo
profundísimo
¡cuánta profundidad!
nubes en las ventanas
bruma en los pabellones
¡cómo tarda la primavera!
¿para quién será la tristeza
de mi marchito perfume?
anoche tuve un bello y nítido sueño:
las ramas que dan al sur 
deben de haber florecido
pétalos de jade
finos tallos de sándalo
¡tristeza que nunca acaba!
¡no quiero escuchar más
la flauta Qiang en el pabellón del sur!
densos perfumes se suspenden y se agotan
sin que nadie pueda percibirlos

¡qué dulce es la brisa
aunque se retrase el sol!
por eso, amor mío, 
no vengas todavía
los albaricoques aún no han florecido

Del libro La flor del ciruelo, publicado por la editorial Torremozas (caseta 161 de la Feria)

EBRIO A LA SOMBRA DE LAS FLORES
(Zui Hua Yin)

ligeras brumas
densas nubes
hacen más triste aún este largo día

el perfume Borneol
se desvanece en su animal dorado

hoy es nueve de septiembre:
otra vez, la Fiesta del Doble Yang

la almohada de jade y el biombo de seda
a media noche despiden su frescor


cerca de la Barrera del Este
cuando ella alza su copa ante el ocaso

sus mangas desprenden un mágico perfume

¡no digas que el alma
no sabría languidecer de amor!

tras las cortinas
que el viento del oeste ondea

ella aparece tan grácil
como un crisantemo

COMO EN SUEÑOS
(Ru Meng Ling)

a menudo recuerdo
en medio del crepúsculo
aquel pabellón cerca del río

cuando tú y yo
embriagados
no sabíamos por dónde era
el camino de vuelta

y agotados de placer
en plena noche
cogíamos una barca
que se enredaba sin querer
en una maraña de flores de loto

de la que intentábamos
una y otra vez
zafarnos
una y otra vez
zafarnos

hasta que se espantaban
volando 
todas las ocas y grullas
de la orilla

LAVANDO LA ARENA DEL ARROYO
(Huan Xi Sha)

su rostro
como una flor de loto
se abre en una sonrisa

el humo del pato de jade del pebetero
vuela hasta su mejilla también perfumada

mirada de olas que apenas se turban
y traslucen sus pensamientos


de perfil
con un gesto sentido
lleno de gracia y de encanto

ella escribe sobre un papel
el secreto de su corazón:

«cuando la luz de la luna
desvíe la sombra de todas las flores
¡amor mío!
regresa »

CANTO DEL SUR
(Nan Ge Zi)

Vía Láctea:
río de estrellas
girando por el cielo

todos los estores se han bajado

el frío va conquistando
mi lecho y mi almohada
llenos de lágrimas

entonces me levanto

me desabrocho el vestido de seda

solo quiero saber
qué tiempo es ya de la noche

se han desprendido algunos pétalos verdes
de los lotos que ornan mi ropa
y hay menos filamentos de oro en sus raíces

pero todo es igual que siempre:
la estación
este vestido

únicamente mi pena
no es la misma de antes

BODHITTSAVA BÁRBARO
(Pu Sa Man)

a la altura de mi sien 
sobre mi pelo
se cierne un gorrión de oro

la sombra de sus alas verdes
abiertas
se proyecta sobre mi ceño fruncido

ligera bruma de primavera

en el pabellón perfumado
ya se han cerrado los lotos

y en el biombo pintado
hay montañas y montañas superpuestas

el frescor de la ventana
precipita el amanecer

nuestros corazones unidos
son igual que dos llamas

y mis lágrimas caen
dejando un surco rosado
en mi vestido de seda

amor mío
¿cuándo regresarás?

COMO EN SUEÑOS
(Ru Meng Ling)

sola
sentada en la ventana
¿quién quiere acompañarme?

al menos con mi sombra
ya somos dos
pero anochece
la luz de mi lámpara se extingue
mi sombra me abandona
¿qué puedo hacer entonces?
¿qué puedo hacer?
¡tanta es la pena que me embarga!

De Poesía Completa
Traducción: Pilar González España
ediciones del oriente y del mediterráneo, Madrid, 2010


No hay comentarios:

Publicar un comentario