LI PO


China, 701-762? D. De C.

AMARRE NOCTURNO

Una cala en el río del Oeste.
El cielo azul aún. Ni el jirón de una nube.
La cubierta inundada por la luna.
Los tiempos de antes: Hsieh, gran general.
Yo le hubiera leído este poema.
Otros leyó, no míos. Hoy es sombra entre sombras.
Filo de luz: el alba. Leve viento: zarpamos.
Silenciosas caín las hojas de los arces.

BEBIENDO SOLO A LA LUZ DE LA LUNA

Si el Cielo no tuviera amor por el vino,
no habría una Estrella del Vino en el cielo. 
Si la Tierra no tuviera amor por el vino,
no habría una ciudad llamada Fuentes de Vino. 
Como el Cielo y la Tierra aman el vino, 
puedo amar el vino sin avergonzar al Cielo. 
Dicen que el vino claro es un santo,
el vino espeso sigue el camino (Tao) del sabio. 
He bebido profundamente de santo y de sabio, 
¿qué necesidad entonces de estudiar los espíritus y los inmortales?
Con tres copas penetro el Gran Tao,
tomo todo un jarro, y el mundo y yo somos uno.
Tales cosas como las que he soñado en vino, 
nunca les serán contadas a los sobrios.

BEBIENDO SOLO A LA LUZ DE LA LUNA (otra versión)

Entre las flores, un tazón de vino
bebo solo, ningún amigo está cerca.
Levanto mi Copa, invito a la Luna
y a mi sombra, y ahora somos tres.
Mas la Luna nada sabe de bebidas
y mi sombra se limita a imitarme,
pero así y todo, Luna y sombra serán mi compañía.
La primavera es época propicia para el goce.
Canto y la Luna prolonga su presencia,
bailo y mi sombra se enreda.
Mientras me mantengo sobrio, somos alegres juntos,
cuando me embriago, cada uno marcha por su lado
jurando encontrarnos en el Río de Plata de los Cielos.
Versión de Luis Enrique Délano

CANCIÓN PARA NAVEGAR

Un barco de sándalo y remos de magnolia,
en ambas puntas se sientan "flautas de jade y pífanos de oro".
Bellas cantantes, incontables cascos de vino dulce, 
oh, déjenme seguir las olas, dondequiera que me lleven.
Soy como el inmortal que se fue montado en la grulla amarilla,
sin meta vagabundeo siguiendo a las gaviotas blancas.
Las canciones de Chu-ping aún brillan como el sol y la luna.
De los palacios y torres de los reyes de Ch'u no quedan rastros en las montañas.
Con un solo golpe de mi pincel sacudo las cinco montañas,
El poema terminado, río, mi deleite es más vasto que el océano.
Si la fama y las riquezas pudieran durar para siempre,
El río Han fluiría hacia el Noroeste volviendo a su fuente.

LA MONTAÑA TONG
Arreo la alegría de la montaña Tong,
mil años, no tengo pensamientos de irme. 
Continúo danzando, hago olas con mis mangas, 
barren por completo la Montaña de los Cinco Pinos.

PENSAMIENTOS NOCTURNOS

Delante de la cama, la luz de la Luna brillante, 
creí que era escarcha sobre la tierra.
Levanté la cabeza, vi la Luna brillante, 
bajé la cabeza, y pensé en el hogar lejano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario