OLE SARVIG

Copenhagen/Dinamarca, 1921 - 1981


CRISTO EN EL TRIGAL

Esta noche he visto el trigo,
el trigo soñador,
el trigo y la espiga de toda la humanidad
en estos campos.

Yo lo he visto, esta mañana hacia las cinco
cuando llegó Cristo,
la hora pálida en la que nacen los niños,
en la que estallan los incendios.

Era tan hermoso. Dormían tan apaciblemente.
Y Cristo caminaba como una luna a través del trigo.

NOCHE JOVEN

La luna pendía replicando como un timbre eléctrico
en la noche
y todos lo oían.
Pero el alma corría por un campo
jugando como un chiquillo.
Canción del destino 1.944
Oigo una canción extraña
que viene de una ventana
como un destino que canta
en la calle glacial
con la melena suelta.

1.944

Poesía Nórdica. F. J. Úriz. Ediciones de la Torre 1.999

UNA TARDE 

Los árboles se erguían
solícitos, cuidadosos, grandes,
dubitativos,
por fin verdes.
Detrás de ellos estaba la casa,
grande.

Y alrededor de la plaza
estaban las casas,
extrañas con buhardillas y puertas
como destinos.

Había oscuridad en la oscuridad
y una franja blanca
en la calle
por donde andaban las gentes
con los rostros cerrados.

Y no abren 
sus puertas-rostros
cuando llamas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario