JUAN LEÓN MERA


Ambato-Ecuador, 1832 – 1894

DAME TU LIRA 

Si á mis pies derramando su tesoro, 
Me dijese algún rico de la tierra: 
— Escucha, trovador: hé aquí más oro 
Que en los abismos de la mar se encierra : 

Con él tendrás la dicha y los placeres 
Por que tu ardiente corazón suspira, 

Y el amor de bellísimas mujeres, 
Grandezas y poder; dame tu lira — ; 

Y si el mayor de todos los monarcas 
Arrojase la púrpura suprema, 

Y mostrando á lo lejos sus comarcas, 
Colocase en mi frente su diadema, 

Y me dijese: — Tuyos son, poeta, 

Mis vasallos, mis pueblos, mis honores; 
Dame el acento de tu lira inquieta, 
El arpa en que suspiras tus amores — ; 

Si el orador me diese la elocuencia 
Que á torrentes derrama en la tribuna, 

y el sabio los caudales de su ciencia, 

Y el guerrero su bélica fortuna, 

A todos, sin dudar, respondería: 

— Mi alma esos dones admitir rehusa, 
Porque lo agrada más la melodía 

Y el blando acento de mi triste musa. — 

Mas si el tímido y puro adolescente 
Me brindase su tierno y casto ardor. . . . 
Yo le daría mi laúd doliente 
Por la dulzura del primer amor!

No hay comentarios:

Publicar un comentario