FÉLIX VALENCIA VIZUETE


Latacunga-Ecuador, 1886-1918

PUEBLO
 


Con esfuerzo viril y altiva frente,
saluda al sol que en el oriente asoma,
para arrullar al bueno, sed paloma,
para herir al malvado, se serpiente.

Al soplo de tu aliento, rudamente
para abatir al roble, sed carcoma,
para arrastrar al cieno, sed torrente.

Destruye ya tus ídolos de lodo,
tu mano es la que todo cambia y muda,
tu mano es la que abate y alza todo…

Y ante esta nueva luz que te ilumina,
y ante este nuevo sol que te saluda,
deja la inercia, ¡ levántate… y camina!

TU BOCA

Quien al sentir su corazón opreso,
no se enloquece solamente al verla,
ni en el fondo del mar hay tanta perla,
ni en ninguna otra boca tanto beso.

Al dar paso al encanto con que ríes
y se entreabren tus labios virginales,
parecen dos capullos de alelíes,
empapados en sangre de corales,
empapados en sangre de rubíes.

Y cuando la impulsó de hondo desconsuelo,
lloras y con tus lágrimas los mojas, 
tiemblan en ellos como perlas rojas,
como tiemblan los astros en el cielo,
como tiembla el rocío entre las hojas.

Si cantas, los arrullos de tu acento,
me hablan con la dulzura de ese idioma,
que toca el corazón y al sentimiento,
y gime, como gime el sufrimiento
y arrulla, como arrulla la paloma.

La ardiente sangre de tus labios rojos,
a beberla en los mismos me provoca.
Yo te quisiera dar en mis antojos,
un mundo por un beso de tus ojos,
un cielo por un beso de tu boca….

http://www.periodicolospanzaleos.com/literatura/


No hay comentarios:

Publicar un comentario