JUAN COTTO


Suchitoto, El Salvador, 1900 – México, D. F., 1938

LA MANZANA


Dios no me lo ha prohibido.
ni siquiera
la serpiente del circo me ha mirado…
¡esta manzana me la como!

Peligra el paraíso
del nuevo Adán que viva entre nosotros
y guarde en el temor de esta manzana
el oculto sentido de su vida.

VERANO

A Mariano Brull 

Se está comiendo a si mismo
aquel niño en el jardín…
Tiene un durazno en la boca,
rosado y rubio como él.

Cézanne no quiere que rompa
el milagro del pincel…
El niño robó esa fruta
a un verano del pintor.

PINOS

A Xavier Urrutia

Pinos, pinos de variados rumores,
—los pinos que tienen trinos—
¡Son los mejores!

Pinos, pinos de luna llena,
—los pinos que tienen musgo—
¡Son para la Nochebuena!

Pinos, pinos del nocturno idilio,
—pinos fragantes que vieron—
Un día caminar a Virgilio.
Pinos, pinos de liras tiernas,
—los pinos que yo he cantado—
¡los pinos de las canciones eternas!

NOCTURNO EN PATZCUARO

Para Claudio Arrau 

Rema suave, suavemente…
No rompas los luceros
que en el fondo del agua están dormidos!

—Dueños somos, amigos, del secreto
que en el más puro amor tienen las almas.

Alza la mano, guarda el remo…
¡No sea que se rompan los cristales
que guardan el tesoro de la noche!

De Cantos de la Tierra Prometida , México D.F., 1940.


No hay comentarios:

Publicar un comentario