BO CARPELAN


Finlandia, 1926 - 2011



PEQUEÑO POEMA


La veleta gira al viento,

su peso es el del viento.
Ahora cesa.
El silencio deviene piedra.
Cae a través de ti de ti
a tal velocidad, que te despiertas
aterrorizado, una noche de verano.

PASEO OTOÑAL

Un hombre camina por el bosque
un día de luz cambiante.
Se tropieza con muy poca gente,
se detiene, contempla el cielo otoñal.
Se dirige al cementerio
y no lo sigue nadie.

EL MANANTIAL

A distancia, cruzando los campos
se oye, débil pero nítidamente
el manantial de primavera.
Escucho,
me acerco.

Por los bosques estivales,
perfumados de sol y frescor,
suenan los ecos del agua cantarina.
Sigo mi camino,
buscando.

Ya se vislumbra
por entre las copas de los árboles otoñales
el valle donde susurra
el escondido arroyo.
Tengo que descansar.

Como si hubiese nieve en el aire,
como si los pasos fuesen infinitos.
Escucho, estoy cerca.
La voz del manantial, más débil,
continuamente allí,
invisible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario