FRANCE PRESEREN

Vrba-Eslovenia, 1800 - Kranj, 1849

BRINDIS

La vendimia, amigos
para animar nuestras venas
nos trae un dulce vino
que pecho y ojos alegra
que apaga
las penas
y enciende la esperanza!

Vivan todos los pueblos
que ver el día anhelan,
brille el brillante sol,
que ponga fin a las guerras,
sean libres
los hombres,
con el prójimo apacibles!

Traducción de Juan Octavio Prenz.

Me dejo llevar a un malestar oscuro y dolor.
¿Adónde ahora?, me preguntas, y preguntas de nuevo.
Pregunta a los caballos salvajes del mar,
La compañía salvaje de las nubes pasajeras,
barriendo las llanuras de tierra y cielo.
Ni una de ellas podría responder adónde,
o guiarme lejos de mi desespero.
Pero esto lo sé más allá de conjeturas -
ya jamás contemplaré sus ojos;
la tierra aún no contiene escondite
donde poder olvidar su cara.

Traducido por Elia Varela Serra

A los eslovenos va esta corona,
Memoria de mis penas y tu fama.
Injertaron brotes frescos de su alma,
Jubilosas rosas de dulces loas.

Usan venir de donde el sol no aflora,
Lejos de cielos y brisas lozanas
Incautas, de duras rocas cercadas,
Ardidos vientos donde el frío mora.

Por alimento tienen los suspiros,
Rigor les dieron para crecer tristes,
Impía, la violencia las ha destruido.

¡Mira sus flores marchitas e inertes,
Inspíralas con tu mirar tranquilo,
Crecerá una flor más bella y ardiente!

(Traducción: Juan Octavio Prenz)

No hay comentarios:

Publicar un comentario