ALES DEBELJAK


Liubliana-Eslovenia, 1961


SIN ANESTESIA

Las casas están vacías. No contienen nada. Como si fueran el fruto
de un proyecto fracasado. El paisaje yace en el agua que
verdea entre unas plantas. Ensombrecida por las líneas
del horizonte. Llena del vacío que todos temen.

Esta mañana quizá sí huele a té de jazmín. Pero eso
no significa que tenga algún sentido. Puedes continuar con
los paseos hasta la orilla, eso no cambia nada. Todo lo que
alcanza tu mirada no es más que una amarga ilusión. Que

hace pensar en las imágenes de experiencias que ya conoces.
De ninguna manera
quieres encontrar lugar para las cosas. Que duran más allá de tu
imaginación, esperanza, misterio. Estás rodeado de cosas.
Eso no está tan mal. Son la únicas confiables. Son.

 — 

No hay comentarios:

Publicar un comentario