MARCOS ZAPATA MAÑAS



Ainzón (Zaragoza) - España) 1842 - Madrid, 1913

LADRAR A LA LUNA

¡No desmayes jamás ante una guerra
de torpe envidia y miserables celos
¿Qué le importa a la luna, allá en los cielos,
que le ladren los perros de la tierra?

Si alguien aspira a derribarte, yerra
y puede ahorrarse inútiles desvelos;
no tan pronto se abate por los suelos
el Escorial que tu talento encierra.

¿Que no cede al ataque ni un minuto?
¿Que a todo trance busca tu fracaso?
¿Que te cansa el luchar...? ¡No lo disputo!

Mas oye, amigo, este refrán de paso:
¡Se apedrean las plantas que dan fruto!
¿Quién del árbol estéril hace caso?

HASTA MÁS VER

Estando enamorados perdido entre tus brazos 
tomados de la mano íbamos los dos 
estos pensamientos sumidos en la arena 
tu mirada inquieta mi corazón compró. 

Y como es el azar, las vueltas de la vida 
nadie presentía lo que íbamos a hacer 
recuerdo ese pasado agarrados de las manos 
es algo tan profano y ya no te quiero ver. 

El pasado mes de mayo, estuvimos abrazados 
nos amábamos los dos. 
Sentados en la plaza creamos un futuro 
estaba muy seguro que iba a suceder. 

Pero eso ya pasado que ya eh abolido 
se cruza en mi camino 
haciéndome perder. 

En tiempo aquel pasado recuerdo aún tus brazos haciéndome vivir 
traté de no pensarte con tu hermosa luz eterna y esos rizos bonitos 
tus ojos tan claros reflejaban en mi. 

Trato de olvidarte y por no saber cuidarme 
me tiraste hacia un costado 
borrándome de todo lo que iba a suceder.



No hay comentarios:

Publicar un comentario