H.L. MENCKEN


Baltimore-Maryland, Estados Unidos, 1880 - 1956


LA CAPITAL DE UNA GRAN REPÚBLICA


El Cuarto Secretario de la Legación del Paraguay

El empleado principal de la Comisión de la Cámara de
Representantes para Artes Industriales y Exposiciones
El secretario del secretario del Secretario de Trabajo
El hermano del ex-Diputado del tercer distrito de Idaho
El mensajero del bodeguero de la bodega del Senado
El portero de la oficina de la Comisión de la Cámara para
la disposición de papeles inútiles
El primer corresponsal del BANNER de Toomsboro Ga.,
en la galería de la prensa en el Senado
La estenógrafa del primer asistente entomólogo del
Bureau de Industrias Animales
El tercer asistente del principal computador de la Oficina
del Almanaque Naval
El Vice Fiscal General encargado de la investigación de
fraudes postales en los estados centrales del Sur
La ex-esposa del ex-secretario del ex-miembro de la
Comisión Comercial Interestatal
El hermano de la esposa del Encargado de Negocios de
Checoslovaquia
El agente de prensa del Capellán de la Cámara
El portero suplente, en funciones, de la galería de
visitantes del Senado
El nuevo Senador por Delaware
El asistente del secretario del empleado principal de la
División de Revisión de Cuentas y Erogaciones, Sección
de Sellos y Abastos de la Administración de Correos
El Agregado Comercial de la Legación Americana en
Quito
El chofer del cuarto Sub-Administrador General de
Correos
El ascensorista suplente, en funciones, del Monumento de
Washington
El hermano de la esposa del cuñado del Vice-Presidente
La tía de la hermana de la esposa del encargado de la
Jefatura del Protocolo del Departamento de Estado
El vecino del primo del padrastro de la cuñada del
párroco del Presidente
La superintendente de las carretilleras del Almacén
provisional B 7, de la Oficina de Astilleros y Muelles
de la Marina
El asistente empleado confidencial del empleado principal
del principal registrador de la Oficina de Patentes
El ayuda de cámara del Presidente de la Corte Suprema.

EL SANTUARIO DE LA MEMORIA

El pueblecito de Kirkwall, en las Islas Orkney, envuelto
en una niebla de mediados de invierno, horizontal y
encantador como un grabado japonés.
San Francisco y el Golden Gate desde la cima de Twin
Peaks.
Gibraltar en un día de primavera, todos tonos al pastel,
como el telón de fondo de una comedia musical.
Mi primera visión del trópico, las palmeras surgidas de
pronto entre la oscuridad de la madrugada, la tremenda
quietud, el olor agridulce, la inconmensurable extrañeza.
El Trentino una mañana gloriosa, subiendo de Verona al
Paso del Brenero.
Alemania Central de Bremen a Munich, todo en un sólo
día, con los manzanos en flor.
Copenhague, una noche de farra, con la Polizei por toda
la ciudad buscando al americano que arruinó el piano.
Cristianía en enero, con la estatua de Ibsen, encapuchada
de nieve apareciendo en la semi-oscuridad como un
fantasma en un sótano.
La playa de la isla Tybe, con el suave, escalofriante ruido
de los cangrejos.
Un niño que jugaba en un descampado de una población
abandonada de Dios en el desierto de Wyoming.
El montoncito de piedras en la costa de la isla de Watling
(San Salvador), que señala el lugar del desembarco de
Colón.
Una aburrida noche en un hotel de Buffalo, leyendo la
Versión Americana Revisada del Nuevo Testamento.
El día que recibí las pruebas de mi primer libro.



No hay comentarios:

Publicar un comentario