HART CRANE



Garretsville-Ohio (Estados Unidos) ,1899- 1932.

TRAVESÍA 

DONDE las hojas del cedro dividen el cielo, oí el mar. 
En las lizas de zafiro de las colinas 
me prometieron una infancia mejorada. 

Ceñuda, sancionando al sol, 
dejé mi memoria en una hondonada- 
fortuito piojo, que teje el alforjón, 
rocas delantales, congregas peras 
en fanegas iluminadas por la luna 
y despierta callejuelas con una escondida tos. 

Peligrosamente ardió el verano 
(me había unido a los recreos del viento). 
Las sombras de las peñas alargaron mi espalda: 
a los gongs de bronce de mis mejillas 
La lluvia se secó sin aroma. 

mira donde la enredadera roja y negra 
apuntaló valles> -: pero el viento 
murió hablando a través de los tiempos que tú conoces.
Y abrazas, ¡corazón de hollín del hombre! 
Así fui volteado de una lado a otro, como tu humo 
compila una demasiado bien conocida biografía. 

La noche era una lanza en la quebrada 
Que medra a través de auténticos robles.¿y había yo andado 
Los doce decimales particulares del viento? 
Tocando un abierto laurel, hallé 
A un ladrón debajo, con mi robado libro en la mano. 
<¿Por qué estás de nuevo ahí –sonriendo a un ataúd de hierro?> 
, repliqué 
bajo la constante maravilla de tus hojos-> 

Cerro el libro. Y desde los Ptolomeos 
la arena nos sumió en un resplandeciente abismo. 
Una serpiente trazó un vértice para el sol 
-en no holladas playas sacó su lengua y tamborileó. 
¿Qué fuente escuche? ¿Qué helados discursos? 
La memoria, confiada a la página, se había muerto. 

EMBLEMAS DE CONDUCTA 

CERCA de una península el vagabundo se sentó y dibujó 
las desiguales tumbas del valle. Mientras el apóstol daba 
limosna a los pobres, el volcán estalló 
con azufre y doradas rocas... 
Porque el gozo cabalga en espléndidos ropajes 
Atrayendo a los vivientes a las puertas principales. 

Los oradores, siguen el universo, 
y la radio, las completas leyes del pueblo. 
El apóstol condice el pensamiento a través de la disciplina. 
Tazones y copas llenas de adoraciones a los historiadores- 
torpes labios conmemorando puertas espirituales. 

El vagabundo escogió más tarde este lugar de reposo 
donde nubes de mármol sostiene el mar 
y donde finalmente nació el héroe escogido. 
A la sazón, el verano y el humo habían pasado. 
Los delfines aún jugaban, arqueando el horizonte, 
pero sólo para levantar recuerdos de puertas espirituales. 

EN LA TUMBA DE MELVILLE

Lejos de este arrecife, a veces, bajo la ola
Los dados de los huesos de los muertos
Vio llegar un mensaje, al contemplarlos
Batir la orilla, en polvo oscurecidos.
Sin campanas cruzaban barcos náufragos.
El cáliz de la muerte generosa
Devolvía un disperso, lívido jeroglífico,
Envuelto en espiral de caracolas.
Luego en la calma de una vasta espira,
amarras hechizadas, y en paz ya la malicia,
Había escarchados ojos que elevaron altares;
Por los astros reptaban las calladas respuestas.
Ni cuadrante ni brújula imaginan
Más distantes mareas… Y por la azul altura
El canto no despierta al marinero.
Que su mítica sombra sólo el mar la conserva.

El RIO 

Pega tu nombre público a u letrero 
hermano –en todas partes- hacia el oeste-joven 
ciertos anuncios de tintes –Japalac- Ciertos Zahones 
por amor de la tierra! Bajo el nuevo cartel rasgado 
en la esquina garantizada –véase Bert Williams qué? 

Cantores cuando robéis un pollo guardad para mí 
el ala porque si no es Erie 
no hay en millas a la redonda un 
Mazda –y la noches telegráfica llegando Thomas 


un Ediford .y silbando en el trabajo 
un fanal de locomotora corriendo con el ruido- 
podéis imaginarlo mientras un EXPRESO gana tiempo como 

CIENCIA-COMERCIO Y EL ESPÍRITU SANTO 
LA RADIO RUGE EN CADA HOGAR TEMEMOS EL POLO NORTE 
WALLSTREET Y EL NACIMIENTO DE LA VIRGEN SIN PIEDRAS O 
ALAMBRES O RADUDOS ARROYOS que conectan orejas
y no más ventanas de sermones destellando rugido 
conmovedor –como queráis ¿eh? 
Así el Siglo Xx –así 
zumbó la Limitada –rugió cerca y dejó 
tres hombres aún hambrientos en las vías , mirando 
con afán las luces de cola secarse y converger, 
huyendo , barrenadas y diestras, fuera de la vista.

EL TUNEL 

FUNCIONES, surtidos, resúmenes – 
Entre Times Square y Columbus Circle, las luces 
Canalizan congresos, sesiones nocturnas 
Reflejos de mil teatros, rostros – 
Misteriosas cocinas....Lo buscarás todo. 
Algún día aprenderás de memoria cada lugar famoso 
Y verás cómo la cortina se levanta en el despacho del infierno; 
encontraras el jardín en el muerto del tercer acto, 
tecleando con los dedos sobre tus rodillas –desearas 
estar en la cama con hojas que hablen de crímenes colgadas a la vista. 

Entonces coge tu sombrero 
y márchate. 
Como siempre –también 
bajando- exclama 
de doce para arriba, dejando 
un orgullo de suscripción 
para lo que el tiempo mata 

¿O no puedes del todo dedicarte a cabalgar; 
es mejor antes caminar debajo de la L un soplo 
unas diez manzanas? Pero te encontrarás 
ensayando flexiones de pingüino con los brazos – 
como siempre hallarás bostezando el escotillón: 
bosteza el metro la más rápida esperanza del hogar. 

Encógete entonces para nadar en los enjambres 
de las luces brillantes de Square y de Circle – 
evita los cristales de las puertas giratorias, a la derecha
en donde, encajonados solos, los ojos se asustan 
-desprevenido vuelve desnudo hacía la luz: 
y abajo, junto al torniquete, aprieta la moneda 
dentro de la ranura. Los timbres ya suenan. 

Y así 
hablas de los metros 
de las ciudades que corren 
bajo cales y ríos..En el vagón, 
la música del movimiento, su monotonía 
es el sonido 
de otros rostros, también subterráneos- 

Ø Dame un lápiz Jimmy – viviendo ahora 
en Floral Park 
Flatbush –el día cuatro de Julio – 
Como un sucio sueño de pichón –patatas 
para arrancar del campo –viajando por la ciudad –también- 
noche tras noche –la línea Claver-las 
muchachas todas tan compuestas –solía ocurrir-> 

Y nuestras lenguas giran como veletas. 
Esta respuesta vive como verdín , como cabellos 
Mas allá de la muerte, de la extinción del hueso; 
Y la repetición se hiela <¿qué 
que es lo que quiere usted? ¿Se debilita en las cadenas? 
Mi querido papá no pide el cambio -¿ ES LA 
CALLE CATORCE? Son las seis y media dijo ella –si 


a usted no le gusta mi pueta por qué 
se mece en ella , por qué 
se mecía en ella 
de todos modos -> 

Y de algún modo de todos modos se mece – 

Los fonógrafos del Hades del cerebro 
son túneles que se dan cuerda a ellos mismos, y el amor es 
como una cerilla quemada patinando por un orinal- 
después de la catorce TOME EL EXPRES 
para borrar algún síntoma de dolor- 

Pero yo quiero servicio de esta oficina SERVICIO 
dije –después 
del espectáculo ella lloró un poco pero-> 

¿Qué cabeza se mece hinchada correa? 
¿Qué cuerpo humea en los rieles golpeados, 
estalla de un fardo llameante a lo lejos detrás 
en las bifurcaciones y grietas del cerebro- 
soplos de un hendido muón a lo lejos detrás 
en interseccionales fisuras de la mente...? 

(...) 

Y la Muerte arriba .y abajo, gigantesca 
Escudriñando en tu –hacia mi ¡oh eternamente! 
¡Cuándo arrastraron la arqueada carne, 
tus temblorosas manos , aquella noche en Baltimore- 
aquella última noche de elecciones, negaste 
estremeciéndote , negaste tu billete, Poe? 

Para Gravesand cambio en Chambers Street . 
El anden corre a lo largo de una parada muerta. 

La escalera mecánica sube una serenata 
tranquila 
de zapatos , paraguas , cada ojo atento a su zapato; 
luego salta rápido a algún lugar de arriba donde las calles 
estallan en lluvia...Los timbres suenan de nuevo: 
codos y palancas, guardia y puerta silbante. 
El trueno es galvotérmico aquí abajo...Las ruedas 
del vagón libres. El tren rueda ,se inclina a gemir 
tomando el nivel final para hundirse 
bajo el río_ 
y algo más vacio que antes, 
demente, durante un tenso segundo , se encorva 
se suelta...hacia los rincones del piso 
vuelan hojas de periódicos, giran y vuelan. 
Negras ventanillas gargarizan señales en el bullicio. 

(...) 

las tinieblas , en alguna parte, arrancaron cristal de un cielo. 
Y este puerto ¡oh ciudad! Yo lo he cruzado por debajo 
Lanzando desde espiras de tictaqueantes torres... Mañana 
y ser...aquí, junto al Río que es Este – 
aquí cerca de la orilla, de las manos sueltan recuerdos;
sin sombra en aquel abismo, mienten sin fin. 
¿ A qué distancia la estrella se ha juntado con el mar? 
¿O deberán la manos ser arrastradas lejos para morir?’

beso de nuestra agonía . tu cosechaste 
¡oh Mano de Fuego¡ 
cosechaste - 



No hay comentarios:

Publicar un comentario