BELISARIO PEÑA

Zipaquirá-Colombia, 1834. Quito-Ecuador, 1906


DIOS EN EL ALMA


Dios, que con gloria propia resplandeces;

que tienes por poder la omnipotencia,

por tesoro de luces la omnisciencia,

e imperas sobre todo y no obedeces,

tú, que no menguas, ni recibes creces;
que, actual la eternidad en tu presencia,
miras en ti con ser lo que es potencia,
y, mudándolo todo, permaneces;

y tú, que eres el dueño en tal manera
de todo cuanto existe, que de hecho
lo que no fuera tuyo no existiera,

aquí eres mío, y sin estar estrecho,
cabes, cual si el amor te redujera,
en el mísero barro de mi pecho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada