RABBE ENCKELL


Helsinki-Finlandia, 1903-1974

TENÍA UNA FLECHA

Tenía una flecha,
pero jamás encontré arco para lanzarla.

Entonces cogí la flecha y la até al tallo
de una planta joven
para afirmar su delicado retoño
en dirección a la luz.

RESPLANDECEN SOL Y PRIMAVERA
Resplandecen sol y primavera.
Estoy en la cama.

Sol y primavera.
Es como si alguien me estuviera esperando
yo no sé dónde en la lejanía.
Sol y primavera.
Es como si alguien me estuviera esperando en la calle de al lado
con esperanza y fe.

Es como si alguien, algo,
yo no sé dónde, aquí, al lado de la puerta,
junto a mi cabecera
quisiera alcanzarme en su necesidad y angustia.
Sol y primavera.

TÚ Y YO
Tú y yo,
estamos sentados, acurrucados como pingüinos
en un bloque de hielo
que anda a la deriva por un desierto
océano.

Un día,
cuando el hielo se haya derretido,
cuando nuestras almas congeladas de realidad
se hayan deshelado
al ígneo resplandor del sol que se acerca,
nos hundiremos
o ¡volaremos!

SÓLO HAY UNA VERDADERA FELICIDAD
Sólo hay una verdadera felicidad:
hacerse más consciente de su propio destino.
En el infierno existe esa felicidad que irradia
un atónito resplandor en torno a los condenados.
LA IMAGEN TAMBIÉN TIENE UN ORIGEN

La imagen también tiene un origen
En el espejo más allá del reflejo
La luz crea un origen 
y la luz crea el espejo
La oscuridad -¿crea la luz?


PERDIDO EL HILO DE ARIADNA
Perdido el hilo de Ariadna
El laberinto será eternamente tu mundo
Al final todo seguirá siendo entrada
y la noche es la morada del universo

http://www.enfocarte.com/4.24/finlandia/enckell.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario