MURILO MENDES

"Prefiero el infierno a las dudas finales provisionales"
Murilo Mendes
Juiz de Fora, Minas Gerais-Brasil, 1901 - Lisboa, 1975




EL TAXI

Mi lengua rompió mi pelo delicado 
hasta erizarte los huesos 
de esas piernas tuyas 
que invenciblemente me abrazaron. 
Y el hombre del taxi volandero 
que arrasaba las calles 
buscando un hotel 
se fue de los espejos despreció los silbatos los semáforos 
eligió otros rumbos y a la puerta de su casa nos puso exactamente. 
Ah Erótica mía 
recuerdas que bajamos 
repletos de música y zumbidos 
tú ibas saltando en un zapato mío 
yo tenía en el pecho tu suéter de miel. 
El señor del taxi 
nos trajo dos copas amarillas de ron: 
después que bebimos 
supo desnudamos con un gesto 
de hambre global. 
Erótica mía 
nos condujo a su cama 
de ropas alteradas 
periódicos cenizas cuerpo en soledad. 
Y así fue Erótica mía 
que ejercimos nuestra esgrima inevitable 
en aquel territorio 
sin noche ni sol. 
El señor del taxi observaba la espuma furiosa 
que rompía las puertas 
y rasgaba la pared. 
Nos esperó sentado 
en su barco de ruedas 
como un almirante 
besado por el mar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada