MAX JACOB


Quimper, Bretaña, 1876 - Campo de concentración de Drancy, Francia, 1944

LA SEÑORA CIEGA


La señora ciega cuyos ojos sangran cuida de sus palabras
Ella no habla a nadie de sus males

Tiene cabellos parecidos al musgo
Y lleva joyas y pedrerías rojizas

La señora gorda y ciega cuyos ojos sangran
Escribe cartas prolijas con márgenes e interlíneas

Cuida los pliegues de su vestido de felpa
Y se esfuerza por hacer algo más

Y si no menciono a su cuñado
Es porque aquí este joven no merece el honor

Pues bebe por demás y emborracha a la ciega
Que ríe, ríe entonces y aúlla.

(Le Leaboratoire central, 1921)


No hay comentarios:

Publicar un comentario