ALBERT GIRAUD


Lovaina-Bélgica , 1858-Schaerbeek, 1924








BORRACHERA DE LUNA

El vino que por los ojos se bebe,

a raudales verdes de la luna mana,


y emerge como marejada

los horizontes silenciosos.


Dulces consejos perniciosos,
en el filtro nadan en tropel.



El vino que por los ojos se bebe

a raudales verdes de la luna mana





El Poeta religioso

del extraño ajenjo se emborracha

aspirando, hasta aturdirse,


y alzando su embelesada cabeza a los cielos,


el vino que por los ojos se bebe.




COLOMBINA



Las flores pálidas del claro de luna,

cual rosas iluminadas,




florecen en las noches de verano:





¡Si pudiera arrancar una!





Para aliviar mi infortunio




busco a lo largo del Leteo



las flores pálidas del claro de luna,




cual rosas iluminadas.






Y culminaría mi rencor

si obtuviese del cielo irritado

el quimérico goce


de deshojar sobre tu oscuro pelo


las flores pálidas del claro de luna.




EL DANDI


De fantasmal rayo de luna
se iluminan los frascos de cristal










sobre el lavabo de sándalo



del pálido dandi bergamasco.



La fuente ríe en su pila
con claro son de metal.



De fantasmal rayo de luna


se iluminan los frascos de cristal.






Pero el señor de blanca levita,
abandonando el rojo vegetal

y el disfraz verde oriental


maquilla extrañamente su máscara

de fantasmal rayo de luna.




Texto para Pierrot Lunaire

Albert Giraud poemas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario