TITOS PATRIKIOS


Atenas-Grecia, 1928


DOS PERSONAS

Si alguna vez viste en medio de la calle
a dos personas que llevaban esposadas
no es imposible que una de ellas haya sido yo
que me volvía a desterrar.

Y esa mañana tenía como tú
tantos sueños
sobre el trabajo que encontraría,
sobre un paseo en la calle y bajo las luces,
sobre un poco de sol...
Y a él
que de pronto los barrotes lo ataron a su cuerpo
también él tenía grabados sus sueños
en su duro rostro.
(Se lo llevaron en la madrugada a las 6 de lado de su mujer.)

Cuando veas en la calle a dos personas
con esposas
no creas nada más
no creas nada menos.

Dos personas
Como tú.

LOS EJECUTARON

Los ejecutaron en la plaza central
los ejecutaron en la cantera con su grave eco
frente a cafés en ruinas y monumentos,
y corrieron mujeres enloquecidas al encuentro de las ropas ensangrentadas,
los ejecutaron en la tapia de los basureros
entre vidrios filosos y latas,
los ejecutaron en la calle, en el umbral de sus casas,
en el campo de tiro de miles de cuarteles,
en la muda soledad de espesos campos cultivados,
los ejecutaban todos los días en vuestras manos,
en vuestra voz, en el forro de vuestra ropa nueva

Y vosotros, ¿los habéis olvidado?

Versiones de Francisco Torres Córdova

1 comentario:


  1. Atenas-Grecia, 1928


    LOS AMIGOS

    No es el recuerdo de los amigos muertos
    lo que ahora me desgarra las entrañas.
    Es el lamento por los miles de desconocidos
    que dejaron en los picos de las aves
    sus ojos apagados
    que aprietan en sus manos heladas
    un puñado de casquillos y espinas.
    Los desconocidos transeúntes que pasan
    con quienes nunca hablamos
    que sólo alguna vez nos miramos un momento
    cuando nos dieron el fuego de su cigarro
    en el camino de la tarde.
    Los miles de amigo desconocidos
    que dieron su vida
    por mí.

    ResponderEliminar