TASOS LIVADITIS

Grecia, 1922-1988


AQUELLO

Hay horas, en que de repente te inunda por entero
la nostalgia de lo inexpresable -igual que el recuerdo
indefinido y opaco del sabor de un fruto
que alguna vez comiste, hace años, cuando eras niño,
un día lejano, soleado- y quieres recordar
y se te escapa. Tus ojos
se llenan entonces de un matorral de tiempos infantiles perdidos.
Y a lo mejor de lágrimas.

Por esto, les digo, créanle siempre a un hombre que llora.
Es el instante en que su mano les extiende
amordazado y enorme
Aquello que nunca habrá de decir.

Buenas noches

Versiones de Francisco Torres Córdova
 — 

No hay comentarios:

Publicar un comentario