GUILLERMO MATTA Y GOYENECHEA


Copiapó, 1829-Santiago de Chile, 1899

PAISAJE NOCTURNO

La luna, misteriosa, peregrina,

entre sombra y crepúsculo fulgura;
pálida tiembla en la montaña oscura
y blanca luz esparce en la colina.
En los valles profundos ilumina
flor naciente, hoja verde, roca dura;
y ángeles vuelan por el aura pura
y al alma arroba una visión divina.
¿Nuestras almas de tierra sus inquietas
zozobras con la luna satisfacen,
y las guía la atracción de los planetas?
¡Ah, locos sueños que en la mente nacen,
países que imaginan los poetas,
lunas perdidas que en su ocaso yacen!

No hay comentarios:

Publicar un comentario