GEOFFREY DUTTON



Kapunda (Australia del Sur),1922-1998


MÍNIMO


Es tan solo la luz del sol

sobre el poste de una cerca
fuera de la nieve.
Y yo vengo a colocarlo derecho
de un simple golpe.
Entonces lo dejo a merced de la luz.
Un poste recto,
nieve pisada.

MINIMUM

It is only the simple sunlight
on a fence post
out of the snow.
and I come to set it upright
at the cost
of a single blow.
then I leave them to the sunlight.
one straight post,
trodden snow.

A WREAT FOR ANZAC

I look around and wonder what I'm doing here,
About to march, in Sydney, on Anzac Day,
In autumn sunlight on old medals, waiting
For a march of peace that's not a way back to war.

How true to war, though, to be waiting
For something to start, yarning, waiting
In what today is a slow, sunny time,
Not like that other time, abrupt as shrapnel
Or rolling wing-over down screaming
To a low strafe of running or falling strangers.
Here they're nearly all strangers, none of my mob
Is here, but since we all were there
We are, in a way, already friends.
At least our names are not on War Memorials,
Set there in dusty black on marble
By some pissant clerk directing the stonemason
To carve, in order, ‘For God, King and Country’,
Putting our own people last.

At seventeen I didn't think much of Anzac Day.
‘Swap yarns with old mates about the Anzac landing,
Get drunk, forget the monster still standing.'
So I wrote, in 1940, on Anzac Day,
My poem being all about betrayal and false glory,
And I in the watching crowd a priggish lad
So sure of ideals beyond this celebrating day
Of old dogs wagging the tail of mateship.

So three months later, on my eighteenth birthday,
I joined the RAAF, telling my mother
Over sausages and mash in the Covent Garden Cafe,
(For Adelaide in 1950 had no restaurants
And this was the best, Art Deco, for a birthday.)
My two brothers were in the AIF.
She said ‘I suppose you must?’ And drank her tea.

I didn't know about Auschwitz, Stalin was Uncle Joe,
The Japs were still Japanese. I knew I had to go.

Five years, almost exactly, it was to be.
My four mates at St Mark's, all killed.
From that little college in that small university
In that quiet town-city, Adelaide,
Sam and Paul, both poets,
Sandy the engineer, Peter the scientist.
The knock of wondering why them, not me.

We're still waiting. One old fellow comes up,
‘Where's Jack?’ His mate shakes his head. Not grief
But age gives the weeping rim to his whitening eye.
‘Trouble with Jack was, it'd catch up with him,
He'd remember too quickly, too much.
Jack and me, we made a pact, if we came back,
Not to talk about it, not to tell what we'd seen.
On The Day, he'd get too wrought up.
That time in Melbourne, he couldn't remember
Who he was staying with, or where,
And he wasn't shickered, had only had a cup of coffee,
Just wrought up. Sort of remembering did it,
Then he couldn't remember. Poor old Jack,
Jesus I miss him. Silly old bugger.
Last year we was marching at Deniliquin.
Jack started off beside me, but he sort of hurried
Up into the rank in front of me, and he goes along
With the mob of us, and suddenly he just slides back
Into my arms, and I think, you silly old bugger,
You've fainted. But he hadn't. He was dead.'
A long pause. ‘Lot o’ fellers die on the march,
They sort of get wrought up.'
‘Come on, RAAF, you're on parade!’
The wide shuffle along Elizabeth Street begins
To look like marching men, but not for long.
‘454 Squadron, you're supposed to be
Ahead of Catalinas, for God's sake! Get ahead!'
A balls-up. How typical of the RAAF.
‘Let the WAAAFs through! Come on boys, give 'em a hand,
You look terrific, girls!' (And so they do,
Really marching.) ‘You look just like you did in 1942!’
No they don't. And nor do we.
Age certainly has withered us, and the years
Condemned to grey hair, wrinkled necks
And the tendency to say ‘Eh? Sorry, I missed that?’

There's a bugle-band of cadets behind us,
A squeal of pipers a few Squadrons ahead,
Unsynchronised, ensuring we'll be out of step.
Our medals are lurching, at last we're really off.
Along George Street the crowds are people deep,
All ages, they clap us as if we'd kicked a goal.
And I damn nearly weep when two old biddies yell
‘Thank you boys, thank you, boys, thank you!’

Grumpy, marching beside me, Kittyhawk pilot,
Bailed out off Borneo on fire, floated three days
In his rubber dinghy without food or drink,
A twenty-year-old philosopher of life,
Father a fisherman but no fish coming from this sea.

A Catalina. It landed beside him. A Yank.
‘Goddam, Aussie, that's a great gun,’ eyeing his .45.
‘It's yours, mate,’ unbuckling, ‘God bless you!’
And the next day Grumpy was court-martialled
For giving His Majesty's property away—
Too honest to say he'd lost it in the drink.

Right into Elizabeth Street at the obelisk
And no one's died. Some splendid finale, surely.
But no one halts us, snaps us to attention,
No one barks ‘Par-ADE! Dis-MISS!’
At the Hyde Park corner the marching simply fades.
We just dismiss ourselves, drift off.

It reminds me of the way the Aborigines end
Their dances. The clicks, the drone, the chant
Are suddenly over. The dancers walk off. The dust
Settles. Somehow we've got to learn to do things
Together, like them, without being self-conscious.

The Squadrons head straight for the rendezvous,
No radio or compasses needed, the reunion
At the Oxford Street Koala. Another half hour
Of classic waiting, then the jugs of beer,
The lunch almost as bad as they used to be,
And the toast to the Queen, the English Queen.

Some young ones here, three Yanks
Like pilots from ‘Top Gun’, and our own Hornet boys.
Did we look as young as that? But different.
There's just a hint of the computer in their eyes.
‘Irian Jaya? No probs. Take them out
In a couple of strikes. Just like the Falklands.'
Oh no, no! Not again!

But you can't blame them. They'll only do what they're told.
Happy the obeying of orders, for the way is of ignorance.
And where there are no orders there is not necessarily knowledge.

Time for a piss. On the stairs
Coming up, two AIF blokes, well away,
From their reunion down below. ‘You Air Force
Up there?' ‘Yeah, up above you, as usual.'
‘Yeah, dropping bombs on us, bloody Air Force!
You were always the fuckin' enemy!'

Mateship is in the art of slinging-off.
I go on down to have my piss.

Later, walking home to Paddington
I met a mildly radical young friend.
We stopped, he looked at my medals with surprise.
‘You been marching?’ Yes,
First time for forty-two years.'
‘Oh,’ he looked down. ‘I didn't think you'd

UNA GUIRNALDA DE ANZAC

Miro a mi alrededor y me pregunto qué estoy haciendo aquí,
A punto de marchar, en Sydney, en el Día de Anzac,
Con la luz del otoño en las medallas de edad, a la espera
Por una marcha de paz que no es una manera de volver a la guerra.

¿Qué tan cierto a la guerra, sin embargo, que se espera
Para que algo comience, yarning, a la espera
En lo que hoy es un tiempo lento, soleado,
No como la otra vez, abrupto como metralla
O rodar ala más abajo gritando
Para la máxima ametrallar de correr o caer extraños.
Aquí están casi todos los extranjeros, no es de mi mafia
Es aquí, pero ya que todos estaban allí
Somos, en cierto modo, ya los amigos.
Al menos nuestros nombres no están en monumentos de guerra,
Establecer hay en negro con polvo de mármol sobre
Por algún empleado pichiruchi dirigir el cantero
Para tallar, en orden, 'Por Dios, el rey y el país ",
Poner fin a nuestra propia gente.

A los diecisiete años yo no pensaba mucho en el Día de Anzac.
'Cambia hilos con antiguos compañeros sobre el aterrizaje de Anzac,
Emborracharse, olvidar el monstruo sigue en pie. "
Así que escribí, en 1940, en el Día de Anzac,
Mi poema es todo acerca de la traición y la falsa gloria,
Y yo en la multitud viendo un chico pedante
Tan seguro de los ideales más allá de este día celebrando
De los perros viejos meneando la cola del compañerismo.

Así que tres meses más tarde, en mi décimo octavo cumpleaños,
Me uní a la RAAF, le decía a mi madre
Más de salchichas y puré en el Covent Garden Cafe,
(Para Adelaida en 1950 contaba con ningún restaurante
Y este fue el mejor, Art Deco, para un cumpleaños.)
Mis dos hermanos estaban en el FIA.
Ella dijo: "Supongo que es así?" Y bebió su té.

Yo no sabía nada de Auschwitz, Stalin era el tío Joe,
Los japs eran todavía Japoneses. Yo sabía que tenía que ir.

Cinco años, casi exactamente, que iba a ser.
Mis cuatro compañeros en San Marcos, maten a todos.
A partir de ese pequeño colegio en esa pequeña universidad
En este tranquilo pueblo-ciudad, Adelaide,
Sam y Pablo, ambos poetas,
Sandy el ingeniero, el científico Peter.
El golpe de preguntarse ¿por qué no yo.

Todavía estamos esperando. Un anciano sube,
¿Dónde está Jack? "Su compañero niega con la cabeza. No es dolor
Pero la edad da la llanta llanto en el ojo de blanqueamiento.
"Problemas con Jack, que sería ponerse al día con él,
Él recordaría demasiado rápido, demasiado.
Jack y yo, hicimos un pacto, si regresamos,
Por no hablar de ello, por no decir lo que había visto.
En el día, se ponía demasiado forjado arriba.
Ese tiempo en Melbourne, no podía recordar
¿Quién se hospedaba, o cuando,
Y no se shickered, sólo había tomado una taza de café,
Así obró arriba. Ordenar de recordar lo hizo,
Entonces él no podía recordar. El pobre Jack,
Jesús le echo de menos. Cabrón viejo tonto.
El año pasado se marchaba a Deniliquin.
Jack empezó a mi lado, pero él se apresuró tipo de
Hasta en la fila delante de mí, y él va a lo largo
Con la multitud de nosotros, y de repente sólo se desliza hacia atrás
En mis brazos, y creo que, usted cabrón viejo tonto,
Usted ha desmayado. Pero no lo había hecho. Estaba muerto ".
Una larga pausa. Taladores 'Lot o' morir en la marcha,
Ellos tipo de forjado hasta conseguir '.

-Vamos, RAAF, estás en desfile!
El shuffle ancho a lo largo de la calle Elizabeth comienza
Para parecerse a los hombres marchando, pero no por mucho tiempo.
'454 Squadron, se supone que debes ser
Por delante de Catalinas, por el amor de Dios! Adelántate!
Una cagada. Qué típico de la RAAF.
"Dejad que los WAAAFs a través de! Vamos muchachos, les das una mano,
Te ves fabulosa, chicas! (Y así lo hacen,
Realmente marchando.) "Te ves igual que lo hizo en el 1942!
No, no lo hacen. Y ni que hacemos.
Edad ciertamente nos ha marchitado, y los años
Condenado a pelo gris, cuellos arrugados
Y la tendencia a decir "Eh? Lo siento, me perdí eso?

Hay una corneta de banda de cadetes detrás de nosotros,
Un chillido de gaitas unos pocos escuadrones delante,
No sincronizada, lo que garantiza que estaremos fuera de lugar.
Nuestras medallas se tambalea, por fin estamos realmente apagado.
A lo largo de George Street las multitudes son gente profundamente,
Todas las edades, nos aplauden como si hubiéramos convirtió un gol.
Y maldito casi llorar cuando dos viejos biddies gritar
'Gracias chicos, gracias, chicos, gracias! "

Gruñón, marchando a mi lado, piloto Kittyhawk,
Rescatados de Borneo en el fuego, flotaban tres días
En su bote neumático sin comida ni bebida,
Un filósofo veinte años de vida,
El padre de un pescador, pero el pescado no procedente de este mar.

A Catalina. Se posó a su lado. Un yanqui.
'Aussie Maldita, ese es un gran cañón ", mirando a su .45.
-Es tuyo, amigo-desabrochar, 'Dios te bendiga!
Y al día siguiente Grumpy fue sometido a consejo de guerra
Para dar la propiedad de Su Majestad lejos
Demasiado honesto decir que lo había perdido en la bebida.

Justo en la calle Elizabeth en el obelisco
Y nadie ha muerto. Algunos final espléndido, sin duda.
Pero no se detiene un nosotros, nos encaje a la atención,
Nadie ladra 'Par-ADE! Dis-MISS!
En la esquina de Hyde Park la marcha simplemente se desvanece.
Acabamos de despedir a nosotros mismos, la deriva.

Me recuerda a la forma en que los aborígenes final
Sus danzas. Los clics, el zumbido, el canto
De repente otra vez. Los bailarines se van. El polvo
Settles. De alguna manera tenemos que aprender a hacer las cosas
Juntos, como ellos, sin ser consciente de sí mismo.

Los Escuadrones de dirigirse directamente a la cita,
No hay radio o brújulas necesarios, la reunión
En el Koala Oxford Street. Otra media hora
De esperar clásico, entonces las jarras de cerveza,
El almuerzo casi tan malo como solía ser,
Y el brindis por la reina, la reina Elizabeth .

Entre los más jóvenes aquí, tres Yanks
Al igual que los pilotos de 'Top Gun', y nuestros propios niños Hornet.
¿Hemos lucir tan joven como eso? Pero diferente.
No es sólo un indicio de la computadora en sus ojos.
'Irian Jaya? No tuvimos problema. Sacarlos
En un par de golpes. Al igual que las Malvinas ".
¡Oh, no, no! No otra vez!

Pero no se puede culparlos. Ellos sólo hacen lo que se les dice.
Feliz la obediencia de las órdenes, por el camino es la ignorancia.
Y donde no hay órdenes que no es necesariamente el conocimiento.

Tiempo para un pis. En la escalera
Próximamente, dos tíos FIA, bien lejos,
Desde su reunión de abajo. 'Usted Fuerza Aérea
Hasta allí? -Sí, hasta arriba, como siempre. "
-Sí, lanzando bombas sobre nosotros, con sangre de la Fuerza Aérea!
Siempre fuiste el maldito enemigo!

Mateship es en el arte de la eslinga-off.
Voy para abajo para mi pis.

Más tarde, caminando a casa de Paddington
Conocí a un joven amigo levemente radical.
Nos detuvimos, me miró con sorpresa mis medallas.
"Usted se marcha?" Sí,
La primera vez durante cuarenta y dos años. "
-Ah-él miró hacia abajo. "No pensé que te habías

http://www.poetrylibrary.edu.au/poets/du

Geoffrey Muelles Henry Dutton fue un autor e historiador australiano. 

Dutton nació en una familia de pastores prominentes en Kapunda, Australia del Sur en 1922. Estudió en la Universidad de Adelaide , donde escribió para el periódico estudiantil El Dit y vanguardista revista Angry pingüinos . Más tarde estudió en el Magdalen College , Oxford .
Durante su carrera, Dutton escribió o editó más de 200 libros, entre poesía, ficción, biografías, la apreciación del arte, el arte y la historia de la literatura, libros de viajes, novelas para niños y ensayos críticos.
Fue nombrado Oficial de la Orden de Australia en 1976,  y murió en 1998.

No hay comentarios:

Publicar un comentario