VICENTE BARRANTES MORENO


Badajoz-España, 1829 - Pozuelo de Alarcón, Madrid, 1898


BALADA XIII 

LOCO DE AMOR

Mi casa no tiene puerta,

mi puerta no tiene casa;
-pero yo a todas las horas
entro y salgo con mi amada.

Mi lecho no tiene alcoba,
mi alcoba no tiene lecho;
-pero nosotros en ella
perfectamente cabemos.

Soñamos y no dormimos,
dormimos y no soñamos,
-pero soñando, o durmiendo,
siempre estamos abrazados.

No hay noches en nuestros días,
en nuestros días no hay noches;
-pero nuestro amor sin alas
en alas del tiempo corre.

BALADA XVI 


A LA HORA DE LOS SUEÑOS

Aprieta el trotón el paso
al llegar al cementerio,
grazna la corneja triste,
ahúlla medroso el perro,
la luna se envuelve en nubes,
y hace la cruz el viajero;
que es un crimen en los vivos
el despertar a los muertos.

La campana soñolienta
da la hora de los sueños,
bajan sobre las tumbas
las almas que van al cielo.
¡Ay del indiscreto amante!
¡Ay del amante indiscreto!
que los muertos no perdonan
a quien despierta a los muertos

¿Por qué el amor es tan santo,
audaz y profano siendo?
¿Por qué el enlutado amante
penetra en el cementerio?
-«¡Ay! porque -aquí yace Laura-
»en aquella tumba leo,
»y no es crimen en los vivos
»el adorar a los muertos.»
LADA XXV 
EL ALMA EN VELA

Cuando tiende la noche
su manto negro,
enmudecen las tumbas
del cementerio;
porque los vivos,
que despiertos olvidan,
¿qué harán dormidos?

Pero la tumba blanca
del tierno infante,
resuena cual capullo
que se entreabre;
porque ni en sueños
una madre se olvida
de su hijo muerto.

Entre sueños se abrazan,
y se sonríen,
y él, desde su sepulcro,
-«Calla,»-le dice;
«No sueñes, madre,
»no sueñes más conmigo,
»que soy un ángel.

»Cuando tu mente vela,
»madre querida,
»mi pobre alma no puede
»dormir tranquila;
»que cada lágrima,
»cada suspiro tuyo
»me llega al alma.

»Y en esta blanca tumba
»donde reposo,
»me conmueve y me pone
»lleno de gozo,
»como una gota
»de rocío conmueve
»la blanca rosa.»

Y su madre dormida
responde : -«Calla,
»no me impidas que sueñe,
»prenda del alma,
»ni que te llore
»como llora el rocío
»sobre las flores.

»Como en mis tiernos brazos,
»madre amorosa
»te arrullé en otro tiempo,
»te arrullo ahora.
»Hijos y madres
»no hay sepulcro ni hay muerte
»que los separe.»

http://es.wikisource.org/wiki/Baladas_espa%C3%B1olas

No hay comentarios:

Publicar un comentario