MARÍA SILVA OSSA


San Fernando-Chile, 1918-2009

PASO DE MUERTE

Fría carreta traspasó tu puerta;
en un azul desvelo de colmena
rasgó la sombra y la dejó desierta
y desdobló los aires con su pena.
Soplaba aún la fragua de tu huerta;
maestranza sin fuego, ni azucena,
quebró su voz por no sentirla muerta
y profanó los panes de tu cena.
Por el valle y camino ya extinguido,
en un voltear eterno tu carreta
hace girar tus sienes sin latido.
Mas tú, jinete triste y sin vestido,
que mi cansado corazón aprieta,
en mi sangre sin luna llevo hundido.

CANCIÓN

En la tarde de boca rosada
las rodillas del día se doblan
y reciben sus faldas de yerbas
niños albos con pies de palomas…
Los anfibios molinos destuercen
sus gargantas de alondras
y los pinos de fierro chapado
alzan largas polleras sin hojas.
Ríe el río en la tierra soñada,
los arrieros retornan al monte:
ancha sed en la estrella del pecho:
¡cien mujeres con brazos dormidos
les entregan diamantes de fuego!

No hay comentarios:

Publicar un comentario