JUAN LEON MERA

Ambato-Guatemala, 1832 – 1894

AMARGURA

¿Por qué florece la infernal mentira
y, con el torpe vicio en alianza,
de triunfo en triunfo por el mundo avanza
y su reinado a eternizar aspira?

¿Por qué el humano corazón delira,
y, en tanto juzga que la dicha alcanza,
solo, en verdad, columbra su esperanza
que brilla, lo enloquece, y se retira?

¿Por qué el dolor mortal se encruelece
y el negro tedio, de la vida plaga,
cual nunca en este siglo, medra y crece?

¡Ay! ¡Porque la impiedad desoladora
toda sublime aspiración apaga,
y ya no hay fe, ni se medita ni ora!

MADRIGAL

Dios me hizo, niña mía, algo divino.
¿Quieres que te revele una secreta
sentencia que yo sé de tu destino?
Pues sabe que a un poeta
entregarás tu corazón amante.
¿Quieres que te diga más...? La poesía
es mi tesoro y yo... Pero es bastante
lo dicho a que me entiendas, niña mía

No hay comentarios:

Publicar un comentario