DAVID VALJALO


Iquique-Chile, 1924 - Santiago, 2005



EL POETA ASESINADO

Primeramente me quitaron todo

lo que llevaba puesto o no tenía.

Con bisturí, con rabia, con manía,

me arrancaron mi otoño y hasta el modo

de caminar que tengo. En un recodo

de un camino cualquiera mi agonía.

No contento con eso, alguien reía.

Y me arrojaron junto al blando lodo.

El otoño me busca enloquecido.

La luna lame ya mi cuerpo inerte.

Mi andar se me ha quedado suspendido.

Yo nunca me he quejado de mi suerte.

Al matarme benévolos han sido:

han encontrado mi extraviada muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario