ALEJANDRO GALAZ JIMÉNEZ



Casablanca-Chile, 1905-1938


¡Oh noche, a ti regreso, sólo tú no entristeces
la paz del alma sola, ni haces mal, ni envenenas.
Abeja enamorada de tus altas colmenas,
mi alma busca tus mieles cada vez que floreces.
Con tu santa presencia toda cosa embelleces.
En ti afinan sus flautas las fontanas serenas,
en tus playas rutilan argentadas arenas
y en tus mares de sombra los planetas son peces.
De ti aprendió Pitágoras su lección de armonía,
en tus viñas Virgilio se embriagó de poesía
y de ti vino al mundo la primera mañana.
Como siempre engrandece cuanto copia tu espejo,
y -poeta y mendigo- cuando en ti me reflejo.
¡Soy un dios, soy un dios que contigo se hermana!


ROMANCE DE INFANCIA


Trompo de siete colores
sobre el patio de la escuela,
donde la tarde esparcía
sonrisas de madreselva,
donde crecían alegres
cogollos de hierbabuena;
trompo de siete colores,
mi corazón te recuerda.



Bailabas mirando al cielo,
clavada la púa en tierra.
Fingías dormir, inmóvil,
y dabas y dabas vueltas…
y florecida en ti mismo
danzaba la primavera,
porque tu cuerpo lucía
pintura de flores nuevas.
Pedazo de alma fragante
de los peumos de mi tierra,
que parecías un huaso
llevando manta chilena,
al son de tu propia música
-bordoneo de vihuela-
cuando te hallabas cucarro
sabías bailar la cueca.



¡Arcoíris, choapino,
maestro de la pirueta,
elefante diminuto,
caballito de madera,
al huir de nuestras manos
que te ceñían la cuerda,
en la pista semejabas
un carrusel de banderas!



Trompo de 7 colores
mi corazón te recuerda
y en su automóvil de sueños
a contemplarte regresa…
¡y qué suavidades tiene
la ruta que el alma inventa,
para volver a su infancia
que se quedó en una aldea!


2 comentarios:

  1. Poeta extraordinario. Que pena su partida siendo tan joven.

    ResponderEliminar
  2. Como presidente de la Agrupación Literaria que lleva su nombre, nuestro deber es mantener viva la memoria de nuestro vate y su legado poético.

    ResponderEliminar