ALBERTO ROJAS JIMÉNEZ


Valparaíso-Chile 1900 – Santiago de Chile, 1934



NO ENCENDÁIS LAS LÁMPARAS


no encendáis las lámparas

ni me llaméis.

Dejadme aquí sin luces.

Mi alma está mejor en la penumbra.
Ved cómo la sombra maravillosa
envuelve mi frente.
Mirad mis manos,
mirad mi aspecto dulce
y que os oiga decir:
“Dejadlo está soñando,
dejadlo solo, allí sin lumbre”

INVITACIÓN

Querida.
Yo no tengo qué darte.
ni collar ni sortija.
Los Hombres
ya lo han tomado todo.
En mi pobreza
tan sólo el cielo siento
que me abriga.
Un día hasta tú dejarás
de ser mi amiga.
Entonces
quedaré más solo,
desnudo y triste ante la vida.

http://caball0negr0.wordpress.com/2008/04/24/poesia-escogida-alberto-rojas-jimenez/

No hay comentarios:

Publicar un comentario