JOSÉ ALVAREZ BARAGAÑO

Pinar del Rio-Cuba, 1832-La Habana, 1962

YO OSCURO

Bajo mis lámparas escribo
Heráclito oscuro vino en la botella
El yo fino como la niebla
Oculta el ser escarpado
Las sonoras banderas las tormentas
El me hablaba
Junto a los puertos y las islas
de Cuba centro doloroso y la desgracia
Bajo lámparas fuego cenizas rosas
Las manos escriben
Lo que no pueden decir
Levitando como la niebla sobre el río
¿Por qué no desciendo los números colores
Novia desesperación
Azul negra azul
Con el impacto del acto del amor
Sobre un enjambre de linternas?
Por último
Bajo mis lámparas alucinadas
Morirán mis años como mariposas
Fuego agua viento labios
Digo lo que digo
Mis años arden al sol de mis palabras.


[Del libro Poesía, Revolución del Ser, Ediciones R, La Habana, 1960]

ALEGORIA DE LA POESIA

Les parfums, les couleurs, et les sons se répondent.
Baudelaire


La fiesta empieza su color huraño
A punto sin que suelte mis ave homicidas
Los curvados picos de la eternidad
No huyen de mi ausencia ni mi rostro de huésped
Las ortigas en su esfuerzo transparente
Van a los collares del sol estremecido
A colgar estancias de frutas desesperadas
Por el cuerpo izquierdo de la lluvia
Entra el ciprés a recordar su verde
Es la hora en que salen rubios y esbeltos
Los leones ágiles perfectas las panteras
Que acomoda mi alma
Entonces la nada se amuebla de la angustia
Que reposó un tiempo mi calma sin reposo
Mientras los cauces de la permanencia
Rompen el caos que muere entre mis ojos
No queda ni un momento
El público de colores sinuosos pide un pedazo
De miedo su ración de tristeza acodada en la entraña
Yo traspaso mis llaves de amor y la pasión reciente
Reparto los billetes color aurea insistencia
Cada mordida que entre mis manos desaparece
Huele a tus manos en los atardeceres de primavera
Yo desciendo la fiera que más hiere
Abro los mercados de la agonía
El magullado cuerpo del tiempo
Ha enfebrecido todos los ríos
El cristal del reloj se azora
La música dobla sus rodillas al aire
Cada cosa se siente molesta en su sitio
Las imágenes colgadas en las paredes
Se decoloran de pasión
El cristal se vuelve perfecto en su cólera
Hierve la tragedia del dominio absoluto
Se descorren tus vestidos como hogueras infinitas
Tras la inmediata rosa del cielo
Tú brindas los jardines completos del abismo
Cuando enfurecidos los toros
Las cabras
Los caballos salvajes
Van a msticar tu sangría de amor
Como una yerba sexual dominante tierna deseada
Que se rumia a sí misma en el verdor de juventud
Tú bien puedes ser una ciudad con amargos distritos
O la angustia llevada como un cuerpo de lejos
O el tiempo-poesía y mil cosas que no se nombran
Sino en los cristales llagados del amanecer
Nada da un aullido todo es color de sangre
Rumor de minutero
Ahora con calma todas las bestias azules que guardaba
Mascan la imprecisión del tiempo a tu cuidado
Los faros de la angustia que ilumina
La lucha tan justa de tus piernas
Mi corazón exhausto de mi amor rueda hacia el vacío
Seguido de imposible rosa cartesiana
Luego se siente por las venas
Una carroza china color amor y distancia
Un abanico humano que sopla caricias
Cuando todos los árboles de la jungla celeste
Sienten posarse ruiseñores violetas en el corazón de la hoja
Los ángeles se aman como ángeles
Los animales como animales
Una eclosión de oro invade cada planta
El oro se extiende como resplandor de gozo
Como una hoja de gozo
Los perfumes los colores los sonidos
Las vidas los machos los objetos los nombres
Los jardines las aguas los cauces
En su aliento calmo se corresponden
Y tú te sientes
Deseada
Amada
Poseída
En la incolora primavera del sueño.

[Del libro Cambiar la vida, Editor Le Soleil Noir, Paris, 1952]http://www.jornaldepoesia.jor.br/bh25baragano1.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada