HERNAN ZAMORA ELIZONDO


Costa Rica, 1895 - 1967

INVERNAL


Redobla en su tambor el aguacero
con una pertinaz monotonía,
y el alma entumecida se diría
que busca la quietud de algún alero.

Tanta ilusión me falta y tanto espero,
que al asomarse a la desierta vía,
en lastimoza vagabundería
mi corazón se siente pordiosero

¿A quién pedir? limosna de ilusiones
es la limosna que jamás nos llega
para poder saciar los corazones.

En el hambre del alma entristecida,
precisa, ante el bocado que se niega,
a morder el pan de nuestra propia vida.

http://www.letrasticas.org/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada