ERNESTO LECUONA

Guanabacoa-Cuba, 1895- Santa Cruz de Tenerife, Canarias, 1963 



MALAGUEÑA

El amor me lleva hacia ti 
con impulso arrebatador 
yo prefiero mejor morir 
que vivir sin tener tu amor. 
La inconstancia de tu querer 
la alegria mató en mi ser, 
Eh, eh Ah, ah, 
y al temor de perder tu amor 
hoy mi canto será dolor. 

Malagueña de ojos negros 
Malagueña de mis suenos. 
Me estoy muriendo de pena 
Por tu sole tu querer. 

Malagueña rebonita te quiero besar. 

Malagueña de ojos negros 
Malagueña de mis suenos. 
Me estoy muriendo de pena 
Por tu sole tu querer. 

Malagueña rebonita te quiero besar.

ANDALUCÍA

Andalucía, suelo encantador, 
la flor de amor, 
quien vino a ti jamás te olvidará, 
Feliz será 
tus cármenes granadinos 
De ilusión 
donde las fontanas cantan 
Murmurando su pasión. 

Andalucía, tierra de pasión, 
Mi corazón 
de amores embriagado 
Suspiró 
con tu aliento perfumado 
Se embriagó, se embriagó. 

Tus noches dan encanto al corazón, 
Al corazón 
no hay tierra más primorosa 
que Andalucía, 
tierra de alegría y de amor, 
donde las flores perfuman 
y las mujeres son flores de amor, 
de amor. 
Andalucía, flor de amor.

SIBONEY

Siboney'... 
Yo te quiero, yo me muero 
Por tu amor. 
Siboney'...En tu boca 
La miel puso su dulzor. 

Ven a mi Que te quiero 
Y que todo tesoro, eres tu para mi. 

Siboney'...al arrullo 
De tus palmas, pienso en ti. 

Siboney, de mis sueños 
si no oyes la queja de mi voz. 
Siboney, si no vienes 
me morire de amor... 

Siboney, de mis sueños, 
Te espero con ansia en mi caney. 
Porque tu eres el dueño 
De mi amor, Siboney. 

Oye el eco de mi canto de cristal'... 
No se pierda por entre el rudo 
Manigual'...

DAMISELA ENCANTADORA

Por tus ojazos negros, 
llenos de amor. 
Por tu boquita roja, 
que es una flor. 
Por tu cuerpo de palmera, 
lindo y gentil, 
se muere mi corazón. 

Si me quisieras, 
figurina de abril, 
mi vida entera 
yo te daría a ti. 
Si tus labios rojos 
yo pudiera besar, 
moriría de amor. 

Damisela encatadora, 
damisela por ti yo muero. 
Si me miras, si me besas, 
damisela serás mi amor. 

Cuando a mí los galanes, 
sin distinción, 
me dedican requiebros 
con gran pasión, 
con mi aire de princesa, 
bello y juncal, 
les destrozo el corazón. 

Si yo te diera 
mis caricias de amor, 
tu vida entera 
se abrasará de ardor, 
y mis labios rojos 
tú pudieras besar 
sabrías qué es amor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario