CHARLES LE QUINTREC


Plescop-Morbihan-Francia, 1926-Lorient, 2008



NUESTRO MAR



El mar se ha retirado

Los pájaros han partido

El flujo secretó su fuerza en el reflujo

Mas el tiempo está acaso detenido sobre las aguas.

De luz deslumbra la gaviota va a su suelo
Del cielo al océano ella manifiesta su hambre
Y chilla como herida al encuentro de su presa.

Se dice que ella ordena al viento viajero de almas
Mas es en el sol donde se agitan las oleadas
Que ella ofrece regia.

El mar se ha retirado
El mundo está perdido
Una queja la noche eleva de las aguas nuevas
Y cree entrever en el abismo del cielo
Los ojos de los desaparecidos.

(De Juventud de Dios).

NE PAS MOURIR

Rien dans les mains et poches franciscaines
Lazare du sépulcre délivré
Je veux aller jusqu'au bout de ma peine
Marcher plus loin que le chemin n'entraîne
Bâtir en Dieu le vertige sacré

Terre d'en bas mes oiseaux envolés
Chaque arbre au coeur me dit une prière
Je crois en Dieu mon ardent peuplier
Douce est son ombre et ses feuilles légères
Tout ce printemps mérite sa beauté
Il faut marcher pour se calmer le sang
Il faut tourner pour se croire au manège
Il faut aimer pour comprendre la neige
Il faut partir pour n'être pas absent

Belle banquise ouverte à la chimère
Chaste refuge et tentation polaire
Je fais un voeu, j'agite mon mouchoir
À l'horizon d'amour s'ouvre la mer
Adieu n'est pas le mot que je préfère
Pourtant je dois porter mon scapulaire
Jusqu'au pays de mon prochain départ.

(Les Temps obscurs, ed. Debresse, 1953)

NO MORIR

Nada en sus manos y los bolsillos franciscanos
Lázaro de la tumba emitió
Quiero seguir con mi dolor
Camine más allá de la ruta de acceso hace
Edificio sagrado en Dios vértigo

Tierra de mis pájaros volaron
Cada árbol en el medio me dijo una oración
Yo creo en Dios, mi ardiente chopo
Dulce es su sombra y deja su luz
Todo lo que merece la belleza de primavera
Tú tienes que caminar para calmar la sangre
Debemos volver a creer en la arena
Tienes que amar a entender la nieve
No debe estar lejos de

Hermoso témpano de hielo abierta en la quimera
casto refugio y la tentación polar
Me pide un deseo, agito mi pañuelo
En el horizonte del amor se abre al mar
Adiós no es la palabra que prefiero
Sin embargo, tengo que usar mi escapulario
País hasta que mi próxima salida.

(La hora oscura, ed. Debresse, 1953)

Traducido de Google traductor

No hay comentarios:

Publicar un comentario