RAMÓN GAYA


Murcia-España, 1910
 – 2005

SIN TÍTULO

Si lo que quieres de mí
es reclinar un olvido
y lo que pongo yo en ti
es un querer parecido,
no nos besemos la piel
tiñéndonos nuestra historia;
besémonos, sí, las vidas
para que penas unidas
nos salven de la memoria.
***
Pequeña piedra de adhesión
Su intención de ser lejano
Jorge Guillén
Aunque mi cuerpo no esté
dándole bulto a la noche
todos sabéis y yo sé
que no merezco el reproche.
Demostrada queda, sí,
mi lejanía de aquí,
más no de esconder la mano
si de justicia se trata,
pues a vosotros me ata
una distancia de hermano.

NANA PARA UN LÁZARO

Esta niña nana
No es para dormir
¡Despierta, despierta!
-mi nana es así-
Esta nana, nones,
esta nana sí.
Esta nana, niño,
es para vivir.
¡Levántate y anda,
ajusta el sufrir!
Esta nana, nones,
no es para dormir.

RAMÓN GAYA Y SUS SILENCIOS

No es consuelo, silencio, no es olvido
lo que busco en tus manos como plumas;
lo que quiero de ti no son las brumas,
sino las certidumbres: lo perdido
con toda su verdad, lo que escondido
hoy descansa en tu seno, las espumas
de mi propio sufrir, y hasta las sumas
de las vidas y muertes que he vivido.
No es tampoco el recuerdo lo que espero
de tus manos delgadas, sino el clima
donde pueda moverme entre mis penas.
No esperar, mas tampoco el desespero.
Hacer, sí, de mí mismo aquella sima
en que pueda habitar como sin venas.

DE PINTOR A PINTOR

El atardecer es la hora de la pintura.
Tiziano

Pintar no es ordenar, ir disponiendo,
sobre una superficie, un juego vano,
colocar unas sombras sobre un plano,
empeñarte en tapar, en ir cubriendo.

pintar es tantear -atardeciendo-
la orilla de un abismo con tu mano,
temeroso adentrarte en lo lejano,
temerario tocar lo que vas viendo.

Pintar es asomarte a un precipicio,
entrar en una cueva, hablarle a un pozo
y que el agua responda desde abajo.

Pintura no es hacer, es sacrificio,
es quitar, desnudar; y trozo a trozo,
el alma irá acudiendo sin trabajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario