RAFAEL SOTO VERGÉS


Cádiz-España, 1936 - Madrid, 2004


VIDA EN LA GRAMA



Para morir aquí, he vuelto, Bornos,
cabeza de ataúd, madre de imágenes
entre la incertidumbre de los lirios 
y la esfera mortal del heno en llamas. 
Para llorar aquí, regreso, patria, 
ermitaña del fin de mi existencia, 
carro de yerbas hortelanas, mijo 
de luz brizada por el aire de oro 
entre las narraciones de la infancia. 
Para callar aquí, retorno ahora, 
y para devolverte tu palabra efímera, 
tu molino de agua entre las zarzas 
y tu oscuro licor de brumas moras. 
Todo lo que diste, el aire mágico 
de oscuridad mojada por la yerba; 
el pecho libre, colocado y puro 
en las destilerías del romero, 
te entrego ahora, herido mortalmente 
por los verdes fragores de la grama. 
Y por la triste lágrima que cae
sobre la yerba última del pasto, 
aullante bajo el cielo, condenada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario