PATRICK PEARSE


Dublin-Irlanda 1879 -1916


RENUNCIA

Desnuda te vi,
Oh Belleza entre la Belleza
Y cegué mis ojos,
Por temor a desfallecer.

Escuché tu melodía,
Oh melodía entre melodías,
Y cerré mis oídos,
Por temor a vacilar.

Probé tu boca,
Oh dulzura entre dulzura,
Y endurecí mi corazón,
Por miedo a matar.

Cegué mis ojos,
Y cerré mis oídos,
Endurecí mi corazón
Y templé mi deseo.

Le di la espalda
A la visión que había formado,
Y hacia el camino frente a mí,
Volví mi rostro.

He vuelto el rostro,
Hacia el camino frente a mí,
Hacia la hazaña que contemplo,
Y la muerte que moriré.

YO SOY IRLANDA

Yo soy Irlanda:
Soy más vieja que la Anciana de Beara.
Grande es mi gloria:
Yo que engendré a Cuchulainn el valiente.
Grande es mi vergüenza:
Mis propios niños que vendieron a su madre.
[Grande es mi pena:
Los encarnizados enemigos de mi eterno tormento.
Grande es mi tristeza:
La muerte de las personas en las que tenía puestas mis esperanzas.]
Yo soy Irlanda:
Soy más solitaria que la Anciana de Beara.

Traducción Chesús Yuste 

EN LA COSTA DE HOWTH

En la costa de Howth
rompe una ola sonora;
chilla una gaviota solitaria
sobre la bahía.

En medio de la pradera
cerca de Glasnevin
la codorníz habla
toda la noche.

Hay una juglaría de pájaros
en Glenasmole,
el mirlo y el zorzal
entonando música.

Hay un sol brillante
en la ladera del Slieverua,
y el viento sopla
bajando hasta su cima.

En la bahía de Dunleary
hay un bote y un barco
con las velas listas
labrando las olas.

Aquí en Irlanda
yo estoy, mi hermano,
y tú, tan lejos de mí
en la elegante París.

Yo observando
colinas y puertos,
la costa de Howth
y la ladera de Slieverua,

y tú, victorioso
en la poderosa París
de los palacios blancos
y los anfitriones arrebatados;

y lo que te pido,
a vos, amado,
tan lejos, es que pienses
a veces

en el canto de la codorniz
cerca de Glanesvin
en medio de la pradera,
hablando en la noche;

en la voz de los pájaros
en Glenasmole
felices,
entonando su melodía;

en la costa de Howth
donde rompe una ola,
y la bahía de Dunleary,
donde un barco se mece;

en el el sol que brilla
en la ladera del Slieverua,
y el viento que sopla
bajando hasta su cima.

Versión Marina Kohon

EL CAMINANTE

La belleza del mundo me ha entristecido,
esta belleza que pasará;
a veces mi corazón se ha sacudido con gran alegría
al ver a una ardilla saltar en un árbol, 
o una mariquita roja sobre un tallo,
o los pequeños conejos en un campo al atardecer,
iluminado por un sol inclinado, 
o alguna colina verde donde las sombras se amontonan 
alguna colina tranquila donde el hombre de la montaña ha sembrado 
y pronto cosecharía; cerca de la puerta del cielo; 
o niños con los pies pelados sobre las arenas 
de alguna marea baja, o de jugar en las calles 
de las pequeñas ciudades de Connacht, 
cosas jóvenes y felices. 
Y entonces mi corazón me ha dicho: 
Esto pasará, 
pasará y cambiará, morirá y no será más, 
cosas brillantes y verdes, cosas jóvenes y felices; 
y he seguido mi camino 
afligido.

Traducción: Chesús Yuste
 — 

No hay comentarios:

Publicar un comentario