MONS. LUIS EDUARDO HENRÍQUEZ JIMÉNEZ


Valencia-Edo Carabobo, 1913


CARTAS DE MI MADRE

Cartas de mi madre cofres de tristeza
Azucenas pálidas de melancolía!
En el papel blanco floreado de letras
Toda su alma buena y amante palpita!
Y ver me parece aletear en ellas
Las dos mariposas de sus manos finas
Que los copos blancos del recuerdo hilan
Con que va tejiendo la tela de ausencia

No sé por qué siento en todas sus cartas
La luz suave y tibia de sus ojos tristes,
Y asomados en ellos me desgrana su alma
Madre, madre mía, acerca tu cara
Sobre mi hombro joven tu cabeza posa
-otrora castaña y ahora surcada
Por hilos de plata-,
Me dará al espíritu una nueva savia
El aroma azul de tus pensamientos.

Quisiera volverme otra vez pequeño,
Sentarme de nuevo sobre tus rodillas,
Repetir contigo la oración sencilla
Que antes de dormirme
Rezaba a la Virgen
Y que ahora tengo que decirla solo.

Repíteme, madre, la canción-susurro,
-abejita errante que busca la blanca colmena del su eño-
Que cantabas, cuando cerrar pretendías mis rebeldes ojos
Con la melodía monocorde y tenue de tu centinela:
Cántala de nuevo ahora que sufre,
A ver si duermen las avispas negras
De mis hondas penas...

Madre, madre mía, tus cartas son vida...
No son sólo letras;
Así como eres y como tea doro te me das en ellas...
Con tu amor inmenso que en tus ojos brilla,
Con el joyelito de tu suave risa,
Con tu lirio lila de melancolía,
Con el largo y negro collar de tus penas...

Cartas de mi madre, cofres de tristeza,
Azucenas pálidas de melancolía
Con vosotras siento a mi santa cerca,
Aspiro de su alma, vivo de su vida.


Monseñor Luis Eduardo Henríquez Jiménez nació en Valencia en la calle de El Angel, hoy Arismendi, el 30 de Julio de 1913. Ingresó al Seminario en el año de su fundación, en 1924, al oír el llamado del Obispo Granadillo. Fue después, por su piedad, inteligencia y aplicación, el discípulo favorito del Obispo Salvador Montes de Oca. Recibió las Sagradas Ordenes Sacerdotales en la Basílica de San Juan de Letrán, en el año 1937, tras una sólida formación intelectual y religiosa entres seminarios.
Monseñor Henríquez cultivó la poesía inspirado bajo el más profundo sentimiento religioso, la exaltación de ideales puros y formación intelectual, siendo su obra fundamental "Escala de Soledad". Su primer libro de poemas, escrito en Roma, fue "Cantares del Camino", publicado en el año 1942. La Asociación Venezolana de Escritores lo inscribió entre sus miembros. Fue redactor y crítico literario del diario "La Religión", como también de la Revista Nacional de Cultura. Se dedicó por muchos años a la docencia en la Universidad Católica "Andrés Bello", en el Seminario y en escuelas y colegios privados.

Desplegó su actividad pastoral y de servicio social dándose por entero a su vocación sacerdotal. Al terminar la II Guerra Mundial impulsó la fundación de la Colonia de El Trompillo, para ayudar a los inmigrantes que llegaron a esta tierra y propició la llegada de nuevos sacerdotes. En 1962 el Papa Juan XXIII lo consagró Obispo y en el año 1972 fue consagrado como el V Obispo de Valencia. En 1974 fue elevado a la dignidad de Arzobispo, siendo el primero de Valencia.

Muchos de sus discursos y homilías fueron publicados en el libro "Semillas de Eternidad".

1 comentario:

  1. Muy emotivo
    expresa su extenso sentimiento hacia ese adiós
    imborrable, cofre de alegrías..?

    ResponderEliminar