ROBERT DWYER JOYCE



Limerick-Irlanda, 1796-1883

EL VIENTO QUE SACUDE LAS ESPIGAS

Me senté en el valle verde,
Me senté con mi verdadero amor,
Mi corazón triste se esforzó en elegir
Entre el viejo y el nuevo amor,
El viejo para ella, el nuevo que me hizo pensar
En la Irlanda querida, mientras el viento soplaba
Sacudiendo las doradas espigas.
Fue duro decir palabras, lamentos que quiebren
Los lazos que nos atan,
Pero más difícil es soportar la vergüenza
De las cadenas extranjeras que nos atan.
Entonces dije: Hacia la cañada en la montaña
Buscaré la naciente mañana
Y vagaré con los hombres unidos,
Mientras el suave viento sacude las espigas.

Aunque fue triste besé sus lágrimas,
Mis cálidos brazos la rodearon,
Un hombre disparó ráfagas en nuestros oídos
Desde el secreto del bosque.
Una bala atravesó a mi verdadero amor,
La joven primavera de su vida cedió
Y sobre mi pecho, ensangrentada, ella murió,
Mientras el suave viento sacudía las espigas.

Pero sangre por sangre sin remordimientos
He tomado en Oulart Hollow,
Y yací junto al cadáver de mi verdadero amor
Dónde pronto he de seguirla.
Mientras alrededor de su tumba, vagando,
Mediodía, noche y aurora,
Rompiendo en llanto cada vez que oigo
Al suave viento sacudir las espigas


No hay comentarios:

Publicar un comentario