KATHLEEN RAINE


Ilford-Essex (Inglaterra, 1908-Londres, 2003

DE MUJER A AMANTE

Soy fuego

Aquietado en agua,

Una ola

Que se alza del abismo.
En mis venas
La marea regida por la luna se levanta
En un árbol de flores
Esparcidas en espuma del mar.
Soy aire
Atrapado en una red,
El pájaro profético
Que canta en un cielo reflejado.
Soy un sueño antes de la nada,
Soy una corona de estrellas,
Soy el modo de morir.


EL MOMENTO


Para escribir todo lo que contengo en este momento
Tendría que verter el desierto a través de un reloj de arena,
El mar a través de un reloj de agua,
Grano a grano y gota a gota
De los mares y arenales sin huellas, inconmesurables, mudables.
Porque los días y las noches de la tierra están rompiendo sobre mí,
Las mareas y arenas están corriendo a través de mí,
Y sólo dos manos y un corazón tengo para sostener
El desierto y el mar.
De todo ello, ¿qué puedo contener? Se me escapa y elude
Las olas me arrojan a lo lejos
El desierto se desliza bajo mis pies.


LA PITONISA

Yo soy esa cueva donde la serpiente ronda
Cuyo ombligo engendra los destinos de los hombres.
Toda sabiduría procede de un agujero en la tierra:
Los dioses se forman en mi tiniebla y vuelven a disolverse.
De mi vientre ciego surgen todos los reinos
Y desde mi tumba siete durmientes profetizan.
Ningún bebé nonato que no despierte a mi sueño,
Ningún amante que por último en mí deje de yacer sepultado.
Yo soy ese temido y anhelado lugar ardiente
Donde hombre y fénix se consumen
Y de mi lecho maculado y mezquino se levantan
Nuevos hijos, nuevos soles, nuevos cielos.
Kathleen Raine.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario