DAVID GASCOYNE

Harrow-Londres (Inglaterra, 1916-Isla de Wight, 2001

DICHTERS LEBEN

Alojado en un rincón de su pecho
Como un agujero negro abierto por la pérdida

De un tesoro ancestral, como una espina

Plantada inextirpablemente por su primera
Captación nítida del mundo o como una cruz
A la que su vida iba a quedar clavada, llevó
Siempre el dolor de una angustia, una pena
Que nada podría explicar, pero que algunas noches
Le haría gritar que ya no podía seguir luchando.

El tiempo se aró un camino a través de él; y el cambio


Lo sumergió en el desorden y la decadencia.

Sólo el extraño

Rayo interior de la fría llama
Que carbonizaba el núcleo de su corazón podía iluminar
La oculta unidad del tema de su vida.

Supo cómo el extremo de la noche


Puede esterilizar el germen final de la fe;

La apariencia lo aplastó con su peso constante;

La futileza descoloró con su aliento,
Su visión trágica. Gastó todo su vigor
Aferrándose a un poco de sentido, día tras día...
Lentamente fue cayendo en el desmembramiento.

Pero cuando yacía


Por fin exhausto bajo la espesa cubierta
De su sangre acallada y los párpados manchados de tierra,
La carga constante de su pecho
(larga labor de levadura) se levantó con júbilo
En su primera libertad cabal, metamorfoseada, liberada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario