CHARLES DONNELLY


Killybrackey, cerca de Dungannon, Condado de Tyrone, 1914 -Batalla de Jarama- Cerro del Pingarrón, valle del Jarama, cerca de Madrid, 1937



LA TOLERANCIA DE LOS CUERVOS



La muerte llega abundante desde problemas

resueltos sobre el mapa, desde sabias disposiciones,
desde ángulos de elevación y de tiro;

llega inocente desde artilugios que los niños
querrían usar y guardar bajo su almohada,
e inocentemente empala cualquier cuerpo.

Tras la carne cae también la mente,
sale el pensamiento de la mente y se tronchan
los proyectos enfocados a la meta ansiada.

Se detiene el avance del veneno en los nervios.
Colapso de la disciplina.
El cuerpo sólo espera la tolerancia de los cuervos.

Traducción extraída del libro 'Bob Doyle: memorias de un rebelde sin pausa'.

CORAZONES HEROICOS

El hielo de los corazones heroicos sella la tierra ensangrentada
Donde las cosas absurdas toman forma
Para mostrar en fragmentos de amabilidad lo que el tiempo ha enterrado
Y llorar a la música bajo una tormenta de aviones.

Haciendo que las firmes cabezas sean sacudidas, que los músculos tiemblen
E intentar que la boca recuerde la ternura de viejas habilidades
El hielo de los corazones heroicos sella con hierro la mente.

Allí nuevos miembros creados para abrazar la amistad
Se derriten como la cera. Allí sólo (hay) plantas sin hojas
Y una tierra que recuerda con desinterés.

Aunque encadenadas a la tierra,
se mueven entusiastas sobre el mapa grabado en esta
Corriente de acero. Sacudiendo sapos, columnas armadas
Rompen por muros de piedra o hueso sin aviso.

Mandíbulas encuentran un nuevo destino con la carne, la cintura
Cimentados y ciegos, el nuevo destino de las mujeres.

En Las mujeres y las guerras, de Mary Nash y Susanna Tavera. Icaria 2.003.


No hay comentarios:

Publicar un comentario